Devocionales Semanales – Oir


RITCHIE PUGLIESE

https://sites.google.com/site/devocionalcristiano/FeOir.gif


ÉXODO 2:23-24 …y los hijos de Israel gemían a causa de la servidumbre, y clamaron; y subió a Dios el clamor de ellos con motivo de su servidumbre. Y oyó Dios el gemido de ellos, y se acordó de su pacto con Abraham, Isaac y Jacob.


En el mundo espiritual existen misterios que pueden confundirnos, si no los miramos con los ojos de la fe y según el filtro de la Palabra de Dios. La oración es uno de ellos.
Muchas veces oramos y oramos sin cesar, por alguna necesidad apremiante, y pareciera que Dios no respondiera, ¡aún todo se pone peor que antes! Cuánto más oramos peor las circunstancias se ponen, como si nuestro clamor causara todo lo contrario. ¿No le ha pasado esto alguna vez?
Muchos cristianos, al ver semejante oposición cometen el grave error de dejar de orar, porque piensan que por causa de la oración todo se les puso oscuro.

El pasaje de hoy nos muestra a "simple vista" que el clamor del pueblo, hacia Dios, hizo que Faraón se pusiera más duro y les diera mayores trabajos forzados, pero en el mundo espiritual la oración llegó al Trono de la Gracia y Dios había decidido libertarlos.

Las circunstancias decían que la esclavitud se pondría peor, pero espiritualmente Dios estaba levantando la liberación al llamar a Moisés para cumplir la misión que parecía imposible.
Si sus cosas hoy están peor que ayer, no deje de orar. Dios ha visto su clamor desesperado y está silenciosamente trabajando. ¡Así que gócese que su liberación está a la puerta!


CONFESIÓN DE FE:
MIS ORACIONES SON ESCUCHADAS POR EL SEÑOR Y SU RESPUESTA ESTA EN CAMINO


ORACIÓN:
Señor: Abre mis ojos espirituales para ver tu obrar y dejar de ver sólo mi realidad terrenal. Sé que desde el primer momento que empecé a clamarte por mi necesidad, tú tomaste mi petición y estás trabajando. Dame fe en este día para no dejar de orar. Amén.

Y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor; y el que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él. I Juan 4:16