Reflexiones Cristianas – Fijando Los Ojos En el Objetivo

 "Olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús" (Filipenses 3:13, 14).

https://sites.google.com/site/jovenesclub/objetivo.jpg

La nieve cubría todo el suelo y tres niños brincaban sobre ella.  Un hombre dijo a ellos: "¿Les gustaría disputar una corrida, con un premio para el vencedor?" Los niños concordaron y el hombre les dijo que su corrida sería diferente.  "Iré para el otro lado del campo," él dijo, "y cuando yo dé la señal, empezarán a correr.  El niño que haga el trayecto en línea más recta en la nieve será el vencedor." Cuando la corrida comenzó, el primer niño fijó los ojos en sus pies para ver se estaba corriendo direntamente para el lugar donde se encontraba el hombre.  Lo según niño miraba para los compañeros para ver como ellos estaban yendo.  El tercer niño, sin embargo, corrió con los ojos fijos en el hombre que les esperaba.  El tercero fue el vencedor.  porque sus pasos marcados en la nieve mostraban que corrió en línea recta.  Mantuvo sus ojos en el objetivo de él.

Hace mucho tiempo atrás, otro hombre usando palabras semejantes, enseñaba el mismo principio.  Ha sido el apóstol Pablo, que dijo: "Extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús"

¿Cual ha sido nuestra preocupación cuando trazamos planes y nos empeñamos  en realizarlosí  ¿Como el niño que miraba para sus pies, nos hayamos suficientemente capaces de alcanzar las metas por nuestra propia capacidad?  ¿Como el niño que miraba para los compañeros preferimos confiar en personas que juzgamos tener prestigio y representatividad en la sociedad?
O ¿como el niño vencedor, miramos en dirección al Señor, creyendo que solo a través de él podremos conquistar el premio deseado?

Que todos nuestros sueños y planes para un porvenir próspero y una vida de plena felicidad sean trazados en línea recta.
No una línea recta que lleve a cualquier lugar, pero una línea recta que parta desde nuestro corazón hasta el trono de la voluntad de Dios.

Si buscamos con diligencia seguir esta línea recta, no erraremos el camino y alcanzaremos la victoria y la bendición anhelada.


Devocionales Cristianos www.devocionalescristianos.org

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí