Reflexiones – Obediencia Por Adentro Y Por Afuera


Obediencia Por Adentro Y Por Afuera "Así también vosotros por fuera, a la verdad, os mostráis justos a los hombres, pero por dentro estáis llenos de hipocresía e iniquidad" (Mateo 23:28).

https://sites.google.com/site/devocionalcristiano/nio.jpg


La madre repetidas veces mandó que su hijo pequeño si sentase y él, desobedeciendo, permanecía de pie.  Finalmente la madre fue hasta él y, agarrándolo por los brazos, hizo con que si sentase en una silla.  Humeando, el niño habló:"¡Por afuera yo puedo estar sentado, pero por adentro yo continuo de ¡pie!"

¿Cuántas veces nosotros, que ya estamos crecidos, actuamos de la misma forma con nuestro Padre?  Mostramos rebeldía, desobediencia, indiferencia, poco caso y otros tipos de reacciones que entristecen y desagradan a Dios.  Él nos ama y nos quiere orientar sobre la mejor manera de vivir y ser feliz, pero insistimos en andar por caminos tortuosos que servirán solamente para llevarnos a la perdición.

A veces, exteriormente, hasta intentamos parecer obedientes, como los fariseos hipócritas de la época de Jesús, pero por adentro, pensando que engañamos al Señor, continuamos lejos de Su presencia y avergonzando su nombre.

Cuando nuestra vida espiritual es colocada en el altar del Señor, tanto nuestro exterior como el interior glorifican Su nombre.  Nuestro espíritu está ligado al Espíritu de Dios y nuestro cuerpo es ofrecido para ser un canal de bendiciones en éste mundo.  No existe farsa, no existe fingimiento, no existe mentiras.  Vivimos para servir al Señor y, si erramos, no intentamos esconder nuestro pecado de Dios.  Por el contrario, nos arrepentimos y pedimos perdón, y descansamos en la certeza de que Él, por Su amor y misericordia, renovará nuestra fe y fortalecerá nuestro corazón.

¿Continúa usted pareciendo un cristiano apenas por afuera o tiene hecho con que su interior refleje la luz de la gracia de Dios en todos los momentos de su vida?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí