Siempre Habrá Motivos de Alabanza

Cuando Matthew Henry fue robado, oró por todo en la noche: «Gracias, Señor, primero porque nunca he sido robado antes; segundo, porque ellos llevaron mi bolsa y no mi vida; tercero, porque aunque me hayan robado todo, no era mucho; y cuarto, porque fui yo que ha sido robado y no quien robó.»

Delante de las mayores adversidades, siempre habrá motivos para alabar y engrandecer a nuestro Señor. Por más que no comprendamos, «todas las cosas cooperan para el bien de los que aman a Dios.»

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí