Libro de Lamentaciones

Lm. 3:22-23 – Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias. Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad.
Promesa de la Fidelidad de Dios.

Lm. 3:25 – Bueno es Jehová a los que en él esperan, al alma que le busca.

Lm. 3:27 – Bueno le es al hombre llevar el yugo desde su juventud.

Lm. 3:31-33 – Porque el Señor no desecha para siempre; antes si aflige, también se compadece según la multitud de sus misericordias; porque no aflige ni entristece voluntariamente a los hijos de los hombres.
Promesa de Disciplina.