Palabra fiel y digna de ser recibida por todos:
que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores,de los cuales yo soy el primero. Pero por esto fui recibido a misericordia,para que Jesucristo mostrase en mí el primero toda su clemencia.1 Timoteo 1:15-16.

Devocional Diario – Dios me buscaba

Mi madre había orado mucho para que yo fuera cristiano. No obstante, desde mis primeros años de estudiante rechacé el cristianismo al punto de vender la Biblia que mi madre me había dado, para comprar alcohol, pues en realidad ella me molestaba. Mi vida sin Dios hizo de mí un hombre con costumbres desenfrenadas, aun cuando me estimaban por mis cualidades profesionales.

Al ser nombrado médico hospitalario, vi toda clase de miserias. Cierto día un albañil ingresó en el hospital durante mi servicio. Su estado era grave y él era consciente de ello. Pero la cercanía de la muerte parecía no inquietarlo en absoluto. La feliz expresión de su rostro me conmovió profundamente.

Como no tenía familiares, cuando murió, en mi presencia examinaron las pocas cosas que contenía su valija. Entre ellas se hallaba una Biblia. ¡Qué sorpresa cuando vi que era la que mi madre me había dado! Mi nombre estaba anotado en ella, así como un versículo escrito con su letra. A mi requerimiento, este libro me fue otorgado.

El último propietario lo había leído mucho, a juzgar por los numerosos versículos subrayados. Yo estaba muy turbado. Dios me buscaba. No estuve tranquilo hasta haber aceptado a Jesús como mi Salvador.

Esta Biblia llegó a ser un tesoro para mí: me recordaba a mi madre y, ante todo, era un testigo de la gracia del Buen Pastor.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí