Dios resiste a los soberbios,y da gracia a los humildes.
Someteos, pues, a Dios.
Santiago 4:6-7.

Sométase toda persona a las autoridades superiores;porque no hay autoridad sino de parte de Dios,
y las que hay, por Dios han sido establecidas.Romanos 13:1.


Sumisión… ¿a quién y por qué?

Viví mi vida como me lo propuse. Así empieza una canción inglesa, célebre en su tiempo. En pocas palabras, ese verso expresa la filosofía de numerosas personas. Proclaman su orgullosa pretensión de independencia, independencia de Dios y de los demás. ¿A dónde conduce esto? A enfrentamientos, a conflictos, al sufrimiento y, finalmente a la muerte, que lleva a la persona a una eternidad alejada de Dios.

La Biblia nos abre otro camino, el de la sumisión a Dios. No es una sumisión que aplasta, sino una que libera, porque Dios es amor. ¿Por qué debemos someternos a Diosí Porque Dios está por encima de todo. Por la fe nos sometemos a él, no de una manera servil, sino inteligente -porque Dios quiere comunicarnos sus pensamientos- y agradecida, porque todo nos viene de él.

Para una criatura sabia, la perfección consiste en someterse a su Creador. Cristianos, ¿anhelamos verdaderamente estar sumisos a Dios nuestro Padre y a Jesucristo nuestro Señor? Tal actitud también se manifiesta en nuestras diferentes relaciones diarias, por ejemplo, sumisión a la autoridad civil (siempre que con ello no desobedezcamos a Dios, Hechos 5:29) y de los hijos a los padres (Efesios 6:1). Somos liberados de una vida centrada en nosotros mismos para vivir una vida sumisa a Dios.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí