El testigo sigue la luz 

 

La exposición de sus palabras da Luz Salmo 119.130 […] 

 

Cuando yo era adolescente, fui confinado a la cama. De acuerdo a la Medicina, yo moriria. Sin embargo, a lo largo de mi vida, había oído la predicación sobre el nuevo nacimiento. Sabía lo que era la voluntad de Dios en relación con la salvación. Cuando me acerqué al Señor mientras yo estaba enfermo en la cama, no tenía ninguna duda de que Él me atenderia. En este sentido, no me faltaba entendimiento. Por lo tanto, no dudé ni había incredulidad con respecto a la salvación. He recibido la salvación y sabía que era salvo gracias a Jesus.

Sin embargo, aún estaba confinado a la cama! Por cierto, yo carecía de comprensión de la Palabra de Dios con respecto a la sanidad divina, la oración y la fe. Creo que la mayoría de lo que escuchaba de los predicadores era: ” sólo dejar todo en manos del Señor. Él sabe lo mejor.” (Sí, pero Dios, en Su Palabra, nos ofrece las mejores condiciones para tener lo mejor del cielo!) 

Por último, después de estudiar mucho la Biblia, comprendi que pasos precisaba en la oración y vi exactamente cómo desatar mi fe. Si yo hubiera conocido ese tipo de cosas, podría haber dejado de estar acostado y enfermo muchos meses antes . Dios no tiene un “tiempo” para sanarme. No! Él es el mismo todos los días! No hubo problema en Dios o en su disposición para curarme, el problema estaba en mí. Tan pronto descubri lo que la Palabra de Dios enseña acerca de la sanidad, obedeci y obtuve los resultados! Cuando la luz viene , la fe esta presente! 

Confesión: “Descubrire lo que la Palabra de Dios dice, ire lejos y conseguire resultados. Dejaré que la Palabra de Dios se revele a sí misma para mi espíritu. Cambia la oscuridad, por la luz, y la fe te seguirá”.

Kenneth Hagin 

Traducido por : Carlos A. Vargas Valdez

Para : www.devocionalescristianos.org