Reflexiones Diarias – Agradeciendo Por las Pulgas 

 

“Estad siempre gozosos.  Orad sin cesar.  Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús” (1 Tesalonicenses 5:16-18).

 

Corrie Teen Boom, en “Lugares Escondidos” relata un incidente que le enseñó un grande principio.  Ella y su hermana Betsy acababan de ser transferidas para el peor campo de prisión alemana que ya habían visto, Ravensbruck.  cuando entraron el alojamiento, verificaron que estaba infestado de pulgas.  La lectura de las Escrituras, en aquella mañana, les orientaba a estar siempre alegres, a orar sin cesar y dar gracias en cualquier circunstancia.

 

Betsy dijo a Corrie interrumpir, por instantes, la lectura de la Palabra para que orasen agradeciendo a Dios por cada detalle en aquél alojamiento.  Corrie, al principio, se recusó a agradecer por las pulgas, pero Betsy insistió.

 

Finalmente ella concordó.  Durante los meses que pasaron en aquel campo ellas se quedaron sorprendidas por el hecho de poder mantener las reuniones de oración y estudio de la Biblia sin la interferencia de los guardas.  Solamente muchos meses después ellas se quedaron sabiendo que los guardas no entraban en aquel campo a causa de las pulgas.

 

Muchas vezes,aquello que nos parece malo y motivo de gran tristeza y frustración, puede ser, en la realidad, una grande bendición para nuestra edificación y crecimiento espiritual.  Dios tiene Su forma de actuar y, siempre, lo que hace es para nuestro bien y para nuestra dicha.

 

Lo que necesitamos comprender es que “todas las cosas cooperan para nuestro bien” y que necesitamos tener los ojos espirituales abertos para entender el propósito de Dios en cada situación.  Ni todo cuanto juzgamos bueno es el mejor para nosotros y ni todo cuanto hallamos malo puede se traducir como fracaso.  A veces, son los momentos más turbulentos de nuestra caminata que nos llevan, verdaderamente, al regocijo de las grandes conquistas.

 

¿Usted suele quejarse de las “pulgas” qué enfrenta?  Quizá ellas sean la mayor bendición de toda su vida.

  • Esta reflexión es agua fresca en mi cabeza.

    Gracias