Los dos Lados De la Puerta

 

“Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos” (Juan 10:9).

 

Una puerta y solo una Y, sin embargo, sus lados son dos:

Lado de dentro y lado de fuera, ¿En qué lado usted está?  Una puerta y solo una Y, sin embargo, sus lados son dos: Estoy del lado de dentro, ¿En qué lado usted está?

 

Muchas veces caminamos por ese mundo y no nos damos cuenta de la puerta.  No es una puerta de madera, ni de hierro, ni de cualquier material conocido en nuestras construcciones.

Es una puerta especial, decisiva para nuestras expectativas de futuro.

 

Es una puerta única.  No encontraremos una semejante en ninguno otro lugar.  Está siempre a frente nuestra hasta que entremos por ella.  Y no hay lugar más agradable, más lleno de goce y alegría de lo que lo encontrado después de sobrepasar la puerta.  Decidí entrar por ella hace más de treinta años.  Ha sido un momento raro, fabuloso, inesquecível.Mís pensamientos cambiaran, mi relación con el mundo cambió, toda mi vida ha sido transformada.

 

Cuando estaba del lado de fuera guardaba odio en el corazón, no tenía ánimo para cosa alguna, no tenía sueños, no tenía esperanzas, no tenía fe, caminaba sin ir a lugar alguno.

 

Pero yo pasé por la puerta…  ¡qué día feliz!  Descubrí el amor, abracé la fe, hice amistad con la esperanza, me torné coleccionador de bendiciones.  Nunca más quiero volver al lado de fuera de la puerta, nunca más quiero vagar sin rumbo, nunca más quiero dormir al lado de la tristeza, nunca más quiero dejar a mi querido Jesus.

 

Cristo es la Puerta.  Usted ya entró o ¿continúa del lado de fuera

2 COMENTARIOS

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí