Comenzar Todo De Nuevo

 

“Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud, antes que vengan los días malos, y lleguen los años de los cuales digas: No tengo en ellos contentamiento” (Eclesiastés 12:1).

 

“Si yo tuviese mi hijo para criar nuevamente.  Si yo tuviese mi hijo y pudiese comenzar todo de nuevo, usaría más mi mano para acariciar que para apuntar.  Yo corregiría menos y me uniría más.  Sacaría mis ojos del reloj y con ellos prestaría más atención.  Cuidaría en saber menos y sabría cuidar más.  Pasearía más y empinaria más cometas.

 

Dejaría de bromear de seriedad y seriamente bromearia.  Yo correría más por los campos y observaría más sus primeros movimientos.  Yo lo abrazaría más y lo empujaria menos.

 

Construiría primero la autoestima y después la casa.  Sería frecuentemente menos firme y buscaría mucho más hacerlo firme.  Enseñaría menos sobre el amor al poder y más sobre el poder del amor.” (Diane Loomans)

 

Muchos errores, ciertamente, cometemos durante nuestras vidas.  Al mirar a lo que pasó pensamos en cuanto sería bueno poder comenzar todo de nuevo.  Nuestra visión ahora es otra, la experiencia es muy mayor, el conocimiento de los errores nos ayudaría a no fallar nuevamente.

 

Alabo a Dios porque ya conocía a Jesus cuando mís hijos nacieron.  Fueron criados bajo el temor del Señor, con mucho amor y cariño.  Pasaba grande tiempo de mí vida con ellos, brincando, paseando, observando su crecimiento.  Yo les amaba y era muy amado por ellos.  Si yo pudiese comenzar todo de nuevo con relación a mis hijos, haría exactamente lo que hice.

 

Pero me gustaría comenzar de nuevo toda mi vida.  Yo conocí a mi Salvador apenas a los 21 años.  Mucho tiempo yo gasté sin el Señor y mucha aflicción pasé.  Me gustaría no haber sentido tanto odio como sentí antes de mí conversión.  Me gustaría demostrar más amor de lo que demostré en mi adolescencia e inicio de juventud.  Me gustaría no haber tomado algunas decisiones que tomé en éste período.  Me gustaría no haberme sentido tan solitario como me sentí cuando era bien joven.  Me gustaría haber aprovechado mi tiempo de manera más positiva.

 

Cuando Dios está en nuestro corazón, todo es diferente.  Él nos abraza y orienta, nos ama y enseña a amar, alegra nuestra vida y nos motiva a sembrar felicidad.

 

¿Le gustaría comenzar todo de nuevo?  Comience abriendo el corazón para Cristo y todo se transformará.

1 COMENTARIO

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí