Vivo en la fe del Hijo de Dios,el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.Gálatas 2:20.
El que me ama
El entierro llegó a su fin y la gente abandonó el cementerio. Unos sintieron alivio al salir de ese lugar donde la muerte predica inaudible y constantemente; otros se fueron con un doloroso sentimiento.

En la puerta del cementerio un creyente distribuía unos folletos titulados: «El que me ama». Un joven de aspecto extravagante pasó por la puerta con la comitiva fúnebre. Su camiseta negra sin mangas dejaba ver sus brazos tatuados. En su brazo izquierdo tenía dibujada una «cabeza de diablo». El joven leyó el título del folleto que se le ofrecía: -Es Jesucristo quien le ama, agregó el distribuidor: -No lo necesito, replicó el joven categóricamente: -Escuche, le dijo su interlocutor, ése que usted tiene en el brazo no lo ama: -Oh sí, respondió el joven sonriendo burlonamente, él me ama. El creyente le dijo: -Sí, él lo ama como un asesino ama a su víctima.

La sonrisa sarcástica desapareció de los labios del joven, quien se puso serio.

Entonces el distribuidor de folletos prosiguió: -Aquel de quien habla este folleto, el Señor Jesús, lo ama verdaderamente, tal como usted es. Sin él todo ser humano está perdido. Él murió en la cruz por los pecadores, y también por usted. Él quiere y puede salvarle. Tome este folleto. El joven lo aceptó y siguió calladamente su camino.

Y usted, querido lector, ¿es consciente de que Jesús le ama?

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí