12. Piénsalo dos veces si la atmósfera de los incrédulos los entusiasma

Una vez escuché a la esposa de un predicador decir, “Me encanta ir a los shows en Las Vegas. ¡Me gusta tanto Tom Jones y la atmósfera en ese lugar! ¡Me emociona!” ¿Estaba yo sorprendido de su divorcio más tarde? Claro que no. La atmósfera de lo mundano excitaba su carne y ella la alimentaba.

Yo amo la presencia de Dios. Me desvivo por Su Voz. Estoy extasiado por Su Palabra. Mi atmósfera favorita no es una llena de humo de cigarrillo, saturada de maldiciones, chistes sucios, y una multitud bebiendo cerveza. Mi atmósfera favorita es la Casa de Dios, con las manos levantadas, amando, alabando y adorando a Aquél que me creó.

No tienes futuro con alguien que insiste en alimentar su pasión en la atmósfera de los impíos.

  • uauuu….creo que si mi novio lee esto termina conmigoo…Dios me esta mostrando las cosas que debo cambiar aaaa…