22. Piénsalo dos veces si se rehúsan a encontrar un trabajo. Es un pecado no trabajar.

Yo nunca dejaría que mi hija se casara con un hombre que no tuviera la voluntad de ganarse la vida. El dinero es una recompensa para solucionar problemas. Si nunca tienes dinero, probablemente te rehúsas a resolver los problemas más cercanos a tí, o para alguien a quien deberías resolverlos. A menudo escucharás que un multimillonario se casa con una camarera que conoció en un pequeño café. ¿Por qué? Observó sus hábitos de trabajo. A las tres de la mañana, ella estaba allí trayendo panqueques y huevos a los camioneros… con una sonrisa en su rostro. Fue uno de los secretos de Salomón. El solo contrataba gente feliz. Es importante encontrarse con alguien feliz antes de que entres en su vida.

Pablo advirtió, “os ordenábamos esto: Si alguno no quiere trabajar, tampoco coma. Porque oímos que algunos de entre vosotros andan desordenadamente, no trabajando en nada… Si alguno no obedece a lo que decimos por medio de esta carta, a ése señaladlo, y no os juntéis con él, para que se avergûence.” 2 Tesalonicenses 3:10-14

Las mujeres productivas atraen a los hombres productivos. Ruth atrajo a Booz.