Ejercítate para la piedad.
1 Timoteo 4:7.

Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios,que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo,agradable a Dios, que es vuestro culto racional.Romanos 12:1.

 

Comprometerse

Devocional Diario

 

Ninguna actividad enfatiza más sobre el compromiso que el deporte. Ningún deportista que se prepara para los juegos olímpicos se presentaría sin haberse sometido primeramente a una disciplina y a un entrenamiento riguroso, con la ambición de obtener el primer lugar.

Cuando el apóstol Pablo alienta a Timoteo a ejercitarse para la piedad (1 Timoteo 4:7), emplea una palabra tomada de los deportes de su tiempo. Cristianos, si queremos progresar en nuestra vida cristiana, debemos adoptar la actitud de los atletas. Comprometernos, sí; pero ¿a qué? A seguir a Jesús. Para seguirle, el primer paso indispensable es aceptarle como Salvador; después, obedecerle y servirle, confiando en su bondad.

No busquemos tal compromiso para estar satisfechos con nosotros mismos ni para ser aplaudidos por los demás. Si alguien tuviera esta meta, saldría muy decepcionado. Hagámoslo para Dios. El ardiente deseo de complacerle en todo es la clave de una vida útil. No podemos comprometernos con Jesús por nuestras propias fuerzas, sino por su gracia operante en nosotros. “Por las misericordias de Dios”, el apóstol exhorta a los cristianos a consagrarse a Él.

Sin la gracia no podemos hacer nada, sin embargo, la gracia no puede ser un pretexto para descuidarnos. ¡Al contrario! Ella es la fuerza y la motivación del verdadero compromiso cristiano.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí