¿Qué es el hombre, para que te acuerdes de él,
o el hijo del hombre, para que le visitesí
Hebreos 2:6.

No hay justo, ni aun uno.
Romanos 3:10.

La cohabitación

«El hombre es el inconcebible y escandaloso misterio de la hermosura y del mal, del sol y del barro, de la vida y de la muerte», escribió un escritor francés. ¿No es esa la experiencia de cada uno: la cohabitación de lo mejor y de lo peor?

Lo mejor son las capacidades intelectuales del ser humano mediante las cuales explora, con cada vez más medios, lo infinitamente grande y lo infinitamente pequeño. Todavía más grandes son los actos de altruismo y de abnegación que, en el curso de los siglos, realizaron hombres y mujeres consagrando y a veces dando su vida por el prójimo.

Lo peor: los escándalos descritos en la portada de los diarios son un testimonio evidente de ello. Pero no es necesario examinar la actualidad para convencernos de que el hombre es capaz de lo peor. Si somos lúcidos reconoceremos que, finalmente, nosotros también somos capaces de lo peor.

Las Sagradas Escrituras desvelan la profunda razón de esa extraña mezcla de lo mejor y de lo peor, que hace que nadie pueda pretender ser justo a los ojos de Dios. Esta mezcla proviene de nuestro alejamiento de Dios.

Pero la Biblia también nos da el remedio: acudir a Dios tal como somos, reconocer nuestras faltas y confiar en él. Dios perdona al creyente, porque en la cruz Jesús arregló para siempre el problema del mal que nos aleja de Dios. Él es el único camino hacia Dios.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí