Un jovencito construyo un botecito con mucho cuidado. Al llevarlo a un rio para probarlo, se lo llevo la corriente.

 Triste se fue a su casa. Poco tiempo despues lo vio en la vitrina de una tienda.

 Entro y lo reclamo como suyo, pero el vendedor le explico que lo habia comprado y que por eso no se lo podia dar a menos que le pagara el precio que le habia costado.

 El Jovencito no tenia dinero y entonces se puso a trabajar duramente semanas hasta conseguir el dinero.

 Entonces fue a la tienda y compro el botecito.

 Entonces le dijo: ” Querido botecito ahora te amo doblemente, primero, porque te hice, y segundo porque te compre.”

 ¿Cuanto mas crees que te ama Diosí, si primero te creo a su imagen y semejanza, luego envio a su unico hijo al mundo para pagar el mas alto precio que jamas alguien haya pagado en la tierra, por ti y por mi. 

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí