la_gracia-de-dios

Cuando el pecado abundó,sobreabundó la gracia;para que así como el pecado reinó para muerte,así también la gracia reine por la justicia para vida eterna mediante Jesucristo,Señor nuestro.Romanos 5:20-21.


El reino de la gracia
Devocional Diario

Hoy en día, ¿qué domina en la tierra? Desde que el hombre existe, la abundancia del mal es indiscutible. Dios lo llama pecado. La violencia y la corrupción dan una prueba evidente de ello. Pero de manera admirable, Dios respondió al desafío del pecado: Jesús vino a traernos la gracia y la verdad.

Las bendiciones ligadas al triunfo de la gracia sobrepasan las terribles consecuencias del pecado: – El pecado corrompe todo y conduce a la muerte, pero la gracia de Dios aparta del mal y da vida: – Cada ser humano merece el juicio de Dios, pero la gracia borra los pecados y ofrece el perdón y declara justo a todo aquel que cree en Jesucristo habiendo confesado sus pecados: – La consecuencia del pecado es la muerte, pero aquel que cree recibe gratuitamente la vida eterna (Romanos 6:23).

Cuando el tiempo de la gracia se acabe, Dios mostrará su justicia al juzgar a todos los incrédulos. El reino de la gracia empezó en la cruz, donde Cristo triunfó sobre todo lo que se opone a Dios: el mundo (Juan 16:33), el pecado (Hebreos 9:26), la muerte (2 Timoteo 1:10), Satanás y sus ángeles (Hebreos 2:14).

¡Qué triunfo el de la gracia de Dios, que se elevó por encima de la abundancia del pecado! No sólo aleja a los hombres de la muerte, sino que los asocia a Aquel que vive eternamente.