Nuestro Salvador Jesucristo…
quitó la muerte y sacó a luz la vida y la inmortalidad por el evangelio.
2 Timoteo 1:10.

Preciso es que él reine hasta que haya puesto
a todos sus enemigos debajo de sus pies.
Y el postrer enemigo que será destruido es la muerte.
1 Corintios 15:25-26.

 

La muerte está vencida

el Devocional Diario

Unos padres acababan de enterrar a su querido hijo. Dolorosamente daban vuelta a la página. Todo hablaba de muerte en ese cementerio: las tumbas alineadas hasta perderse de vista, coronas marchitas aquí y allá, inscripciones grabadas en las lápidas… ¡Pero no; la muerte fue vencida! Sí, la mañana del tercer día Jesús salió vencedor de la tumba. “¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive?”, preguntaron los ángeles a las mujeres desoladas. “No está aquí, sino que ha resucitado” (Lucas 24:5-6). Su resurrección es la señal absoluta de su victoria sobre la muerte.

Y si Jesús fue el primero en resucitar de entre los muertos, cuando él venga para buscar a los suyos, “los muertos en Cristo (los creyentes ya difuntos) resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos (los creyentes que aún vivan en la tierra)… seremos arrebatados juntamente con ellos… para recibir al Señor en el aire”, a fin de estar todos juntos con él (1 Tesalonicenses 4:16-17). Entonces la muerte será sorbida “en victoria” (1 Corintios 15:54).

Cristianos, ¡regocijémonos! Cristo salió triunfante de la tumba. ¡Vamos a vivir con él! ¿Y los que hayan rehusado la salvación? Se nos oprime el corazón al pensar en ellos. Resucitarán más tarde para el juicio final, como está confirmado solemnemente en Apocalipsis 20:14.