Los “Gafas De Dios”

“Abre mis ojos, y miraré Las maravillas de tu ley” (Salmos
119:18).

“¿Usted no odiaría usar gafas el tiempo todo?” preguntó un
pequeño niño al colega con quien estaba brincando. “No”,
contestó el otro niño bien despacio. “No si yo tuviese gafas
del tipo que mi abuela usa. Ve como colocar todas las cosas
en orden, ve muchas cosas buenas para hacer en días
lluviosos, ve cuando las personas están cansadas y hace de
todo para que se sientan mejores, ella siempre ve lo que
usted tenciona hacer, aun cuando usted no haga
correctamente. Yo pregunté a ella, cierto día, como ella
consigue ver de aquél modo el tiempo todo y ella me dijo que
ha sido la manera como aprendió a mirar todas las cosas
mientras envejecía. Entonces solo puede ser su gafas.”

¿Cómo hemos mirado para las cosas qué nos cercan? ¿Con un
mirar crítico de reprobación o con un mirar cristiano y
amoroso? ¿Que contemplamos cuando miramos para nuestros
amigos, vecinos, parientes y personas en general con quien
deparamos todos los díasí ¿Observamos sus defectos,
comparándolos a nuestra “superioridad” o con un mirar de
amor solo conseguimos columbrar sus calidades y el potencial
para ser y hacer personas felicesí

Cuando miramos con los “gafas de Dios” el mundo se vuelve
más bonito y agradable. aun cuando los días estén
encapotados y lluviosos, conseguimos notar el coloreado de
las flores en el jardín, los esquejes de los árboles
balanceando mientras pájaros entonan armoniosas melodías, la
sonrisa de un niño volviendo a casa con sus uniformes
mojados, un rayo de sol que aún no apareció pero que
ciertamente luego surgirá para clarear aquel día.

Sin los “gafas de Dios” nuestros ojos se prenden a cosas
desagradables sin entender qué son pasajeras. Con ellos,
enxergamos, luego adelante, las Campinas verde de
incontables bendiciones que Dios ha colocado a todo instante
a nuestra disposición.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí