promesas-viudas-biblia
Una Promesa poderosa de Dios para Las Viudas

Jehová guarda a los extranjeros; al huerfano y a la viuda sostiene “(Salmos 146:9)

La ambulancia llego a mi vecindario y urgentemente se llevaron a Pepe, posteriormente vi a Melany su esposa, y le pregunte por el, ella guardo silencio, sus ojos se humedecieron, inmediatamente, bajo la cabeza, suspiro, me vio a los ojos y me dijo:

-Pepe murió, le dio un derrame cerebral y fue fulminante.  Todo sucedió sin previo aviso, el era un hombre muy saludable, sin vicios, pero esta mañana se levanto a la hora de costumbre, y cuando yo fui a la cocina lo encontré tirado en el piso.  Ahora me siento destrozada, con una mezcla de dolor y tristeza.

Le di palabras de consuelo y me dijo que estaba confiando en Dios, porque ella creía en El, pero que su dolor era muy profundo.

“Dolor y tristeza”, esas palabras se me quedaron grabadas en mi alma, es una combinacion de palabras que únicamente Dios sabe como duelen, y hasta donde pueden ocasionar angustia, tristeza y soledad en las viudas.

Recuerdo que en la universidad, en la clase llamada “el sufrimiento”, se nos decía que cuando muere un familiar, la persona doliente, pasa por un proceso que incluye:

-Negación
-Aceptacion
-Asimilación

Pero que ese ciclo es tan doloroso que es necesario que a las viudas siempre las acompañe una persona para que este pendiente de ella.

Definitivamente, muchas quedan solas, sin que nadie las ayude, por esa razón, Dios ha dado su promesa de sostenerlas, asi lo dice la Biblia:

“Jehová guarda a los extranjeros; al huerfano y a la viuda sostiene” (Salmos 146:9)

Dios la sostendra, Dios le dará consuelo; Dios le proveerá, Dios le sustentara; Dios la consolara; Dios buscara la forma de hacerle llegar todo lo que necesite ella y sus hijos.

Dios lo ha prometido, Dios es fiel, Dios cumple su Palabra, y Dios la dijo para cumplirla.

Oración para una Viuda:

Amado Dios, te rogamos por todas las viudas, para que las bendigas.

Sabemos que lo has prometido, y por esa razón nos acercamos ante tu trono, para que les envíes todo lo que ellas necesitan, desde sus necesidades espirituales hasta sus necesidades materiales.

En el nombre de Cristo Jesús Amen y amen