Hay cuerpos celestiales, y cuerpos terrenales;pero una es la gloria de los celestiales, y otra la de los terrenales…Así también es la resurrección de los muertos.Se siembra en corrupción, resucitará en incorrupción…Se siembra en debilidad, resucitará en poder.Se siembra cuerpo animal, resucitará cuerpo espiritual.1 Corintios 15:40-44.


¿Le da miedo la resurrección? – el Devocional Diario  

 

Mire, lo que no puedo aceptar es la resurrección. ¿Cómo quiere que un cuerpo destinado a la descomposición o reducido a cenizas, algún día se transforme en un cuerpo nuevo, habitado por la misma persona? Esto me parece completamente insensato. “Necio” –así es como la Biblia designa a aquel que formula semejantes preguntas–, explíqueme cómo una magnífica mariposa puede salir de un capullo en el que se enrolló una repugnante oruga, después de semanas de aparente muerte. ¡Se trata del mismo insecto! ¿Entiende esto? Yo no.

Sin embargo, este pequeño milagro se produce casi delante de nuestros ojos innumerables veces todas las primaveras, y da testimonio de Aquel que concibió esta increíble metamorfosis. ¿Es la resurrección un problema para Aquel que conservó todo mi programa genético en cada una de las miles de millones de células de mi cuerpo? ¿Es un problema para él volver a constituir este último en una nueva condición y en otro universo exento de pecado y de muerte?

Voy a decirle por qué le cuesta tanto aceptar la resurrección: ella sobreentiende un más allá, lo cual le da miedo. Y con razón, porque será necesario rendir cuentas a ese Creador, quien hoy le ofrece ser también su Salvador.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí