A Dios gracias, el cual nos lleva siempre en triunfo en Cristo Jesús,y por medio de nosotros manifiesta en todo lugar el olor de su conocimiento. 2 Corintios 2:14.


El cortejo triunfal – el Devocional Diario

 

Cuando un general volvía victorioso de la guerra, los romanos acostumbraban otorgarle un cortejo triunfal como homenaje. Coronado con laureles y completamente engalanado, el triunfador entraba en Roma en un magnífico carro con sus oficiales y el ejército victorioso detrás de él. Al mismo tiempo se traían animales para los sacrificios y se hacía quemar incienso que despedía olor fragante. Finalmente, a este cortejo se agregaban piezas preciosas del botín y prisioneros.

En la cita de la fecha el apóstol Pablo presenta el Evangelio con esta imagen. Cristo es el Vencedor, y Dios le ha otorgado como distinción un cortejo triunfal. El apóstol y todos los que están del lado del Señor Jesús forman el ejército triunfante conducido por Dios.

Así, el Evangelio no se ve como un combate, sino como una marcha triunfal. La victoria fue ganada en la cruz del Calvario. Allí Jesús venció definitivamente al “fuerte” (Satanás), le quitó sus armas y repartió el botín (Lucas 11:22).

Pero en contraste con los grandes del mundo, que obtienen sus victorias mediante la sangre de sus soldados, Jesús combatió solo, porque los creyentes estaban perdidos ellos mismos, eran el botín del enemigo y necesitaban primeramente ser liberados (Hebreos 2:14-15). Los hijos de Dios nunca deben olvidar esto.

Pero ahora están del lado del Vencedor, forman parte del cortejo triunfal y son “grato olor” en Cristo para Dios.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí