RELOJES“Aunque la visión tardara por un tiempo, mas se apresura hacia el fin y no mentira; aunque tardare, espera lo, porque sin duda, vendrá, no tardara” (Habacuc 2:3)

Miras hacia adelante, y tu mirada se pierde al no ver nada; tu corazón parece derretirse de la tristeza; todo el esfuerzo se esfumo ante la derrota que has vivido.

Guardas silencio ante el silencio y enmudeces ante la realidad; te sientes traicionado y con poco tiempo para ser restaurado.

Jamas imaginaste que lo perderías todo y te escondes del que dirán y aun de ti mismo, de tus luchas y de tus triunfos.

Todo quedo como quedan los escombros después de la guerra, todo quedo como quedan los desamparados; como aquellos de los que se despidió la esperanza; de los abatidos y angustiados; de los que perdieron las mejores oportunidades y únicamente vislumbran el camino hacia el sepulcro.

Así se siente el dolor, así se sufre en el alma, así nace el clamor y así muere también, pero no todo esta terminado, porque en ese momento de gran dificultad y de abatimiento extremo; allí en donde no hay fuerzas ni visión que cumplir, allí llega Dios, allí cumplira su promesa, allí levantara al caído.

El final del dolor ha llegado, y el principio de una nueva vida esta en tu camino.

El tiempo de la tardanza de Dios esta concluyendo, no tardara mas, vendrá y no mentira.

Tu espera sera galardonada, la solución no sera humana, porque vendrá de la mano de Dios, y no tardara.

José Luis Gonzalez

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí