guilhe-carey

“No encubrí tu justicia dentro de mi corazón; He publicado tu fidelidad y tu salvación; No oculté tu misericordia y tu verdad en grande asamblea” (Salmos 40:10).

Guilherme Carey, al ser preguntado sobre sus grandes realizaciones al traducir la Biblia en idiomas y dialectos indianos, contestó: “Yo no tengo grande capacidad y mí trabajo ha sido bastante lento”.  Pero, ¡qué morosidad!  En 40 años de trabajo él tradujo todo la Biblia en 34 de los idiomas y dialectos de India.

El trabajo de Carey muestra dedicación, determinación, voluntad.  Él se colocó en el altar del Señor para un propósito y lo realizó con amor y gratitud.  Sentía grande regocijo por Cristo estar bendiciendo su vida y quería, de alguna forma, también bendecir a aquellos que aún no tenían el mismo privilegio.

Y ¿que nosotros, cristianos, estamos haciendo hoy en el reino de Diosí  ¿Como hemos demostrado nuestra gratitud por la salvación recibida por el sacrificio del Señor Jesusí

¿Estamos haciendo mucho o poco?  ¿O no estamos haciendo nada?

¿Hemos sido gratos o completamente desagradecidos con relación al amor de Diosí

Dios nos llamó para testificar de Cristo.  ¿Nos hemos alegrado con esa elección o ignorado tan maravillosa convocación?  ¿Estamos prestos a servir o preocupamonos apenas en lo qué podemos recibir?  ¿Ya aprendimos a decir “heme aquí, Señor” o continuamos apenas diciendo: “estás ahí, Señor?”

Cuando Cristo es el Señor de nuestros corazones, nuestras atenciones están dirigidas al prójimo.  Queremos verlo feliz, conquistando victorias, recibiendo las mismas bendiciones del Dios que siempre nos bendice.  Buscamos vivir de tal manera que nuestro testimonio alumbre el camino de los perdidos, guíandolos al verdadero Camino.  Queremos pasar por la vida viviendo y sembrando vida.  No nos preocupamos en ser lentos o muy capaces, pero, en dejar Cristo actuar a través de nosotros, en el tiempo y de la forma que Él anhela.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí