DEDICATORIA

Este pequeño testimonio es dedicado amorosamente a la memoria de Elliott Lowell Taylor, mi primogénito y muy amado hijo, que nos dejó el 11 de febrero de 1986.

Y a mi pastor y su esposa, Chuck y Kay Smith que amorosamente me sacaron adelante en la noche más negra de mi vida.

1 COMENTARIO

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí