Se levantarán los reyes de la tierra,y príncipes consultarán unidos contra el Señor y contra su ungido,
diciendo: Rompamos sus ligaduras, y echemos de nosotros sus cuerdas. El que mora en los cielos se reirá; el Señor se burlará de ellos. Salmo 2:2-4.

Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes.1 Pedro 5:5.

Devocional Diario – Pero Dios…

Durante la segunda guerra mundial, jóvenes cristianos habían desplegado una gran banderola a la entrada de una vieja casa en Berlín con dos sencillas palabras: «Pero Dios…». Por supuesto, rápidamente los nazis sacaron la inscripción. Hoy, en esa casa se ha fijado una placa en recuerdo de la valentía y la fe de esos cristianos.

Dios mismo opone su poderoso pero a los soberbios que se alzan contra él. Por un tiempo parecen triunfar, mas su ruina llega súbitamente (Salmo 73:18-19). Dios es poderoso para “humillar a los que andan con soberbia”, reconoció Nabucodonosor, el más poderoso monarca de la época babilónica (Daniel 4:37).

Sí, un día Dios juzgará toda forma de mal e igualmente a todos los hombres que se atrevan a desafiarle. Lo hará abierta y definitivamente. Hoy en día es el tiempo de su paciencia, el del “pero” de la gracia divina. Efectivamente, después de haber recordado que estábamos muertos “en nuestros delitos y pecados”, el apóstol Pablo afirma: “Pero Dios… es rico en misericordia” (Efesios 2:4). Hoy debemos aceptar la Palabra del Dios que nos ama. Es necesario que sin tardar nos arrepintamos ante Dios reconociendo nuestros pecados. Ahora es el tiempo de confiar en él y conocerle como nuestro Padre en Jesús.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí