Inicio » Articulos Cristianos » EL CRECIMIENTO DE JESÚS

EL CRECIMIENTO DE JESÚS

EL CRECIMIENTO DE JESÚS SEGÚN LA BIBLIA

Lucas 2:39-52

En nuestro pasaje hoy vemos dos puntos de énfasis de Lucas – la humanidad de Jesús y su sumisión a sus padres terrenales y a las leyes terrenales, y su deidad y sumisión a su Padre celestial y su santa voluntad. Es importante recordar y reconocer que Jesús fue 100% Dios y a la vez 100% humano. Él decidió humillarse y voluntariamente dejar de usar sus atributos como Dios, como vemos en Filipenses 2:6-8:

6 el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, 7 sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; 8 y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.

Esta es la única historia que tenemos de la niñez de Jesús en los evangelios, y tiene un significado importante, y un lugar importante en su vida. Veremos que Jesús se sometió en tres áreas diferentes en su vida: la ley, su Padre Celestial, y sus padres terrenales. También encontraremos aquí algunas lecciones para nuestras vidas.

I.  LA SUMISIÓN DE JESÚS A LA LEY (vv. 39-42)

  1. Cumplieron con toda la ley del Señor (vv. 39, 41-42)Vimos en 2:21-38 como habían ido a hacer todo de acuerdo con la ley. Vemos en v. 41 que era su costumbre ir a Jerusalén para la celebración de la pascua

*La celebración de la pascua empieza el día 14 del mes judío Abib o Nisan, lo cual viene siendo el día 23 de abril este año, y dura 7 días, por lo cual se está celebrando hoy, y toda esta semana la pascua judía.

  • Era su deber entrenar a su hijo en toda la ley, como vemos en Deuteronomio:

5 Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas. 6 Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; 7 y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. 8 Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; 9 y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas. Dt. 6:5-9

  • José y María cumplieron con su deber de enseñar a su hijo la ley de Dios
  • Aunque ya es diferente bajo el nuevo pacto en Cristo Jesús, ¿nosotros estamos entrenando a nuestros hijos en la palabra de Dios?

4 Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, si no criadlos en disciplina y amonestación del Señor. Efesios 6:4

¿Cómo podemos hacer esto? ¿Cómo debemos estar entrenando y disciplinando a nuestros hijos?

B.  Jesús creció normalmente, como cualquier otro niño judío, pero sin pecado (vv. 40 y 42)

  1. Él tuvo que crecer y fortalecerse físicamente (Era hijo terrenal del carpintero, José)
    1. Él tuvo que crecer en sabiduría – como humano, no sabía todo automáticamente
    1. El favor de Dios estaba con él – la gracia de Dios se siguió revelando en su gran plan
    1. Jóvenes, es la voluntad de Dios que crezcamos en todas las áreas. ¿Cómo estás creciendo?

*(Haz pasar a un joven de 12 años.) Vemos en v. 42 que Jesús tenía doce años en este tiempo, la cual es una edad importante en la tradición judía para un jovencito. Era alrededor de esta edad cuando se volvían “hijos de la promesa” lo cual todavía vemos hoy en día entre los judíos en la celebración de la bar-mitzvah. Era el tiempo que estaban pasando a ser hombre, y dejar de ser niño – el tiempo de la adolescencia y la pubertad.

Incrementaba su responsabilidad ante Dios y su ley. Esto es importante por lo que vemos a continuación:

II.  LA SUMISIÓN DE JESÚS A SU PADRE CELESTIAL (vv. 43-50)

  1. Jesús es perdido por José y su madre (vv. 43-45)
  1. Es interesante que Lucas, bajo dirección del Espíritu Santo, decide decir “José y su madre”
    1. Habían viajado en caravana, y pensaban que Jesús estaba entre sus parientes o conocidos
    1. Ya habían viajado un día antes de darse cuenta
    1. No habiéndolo encontrado, tuvieron que regresar a Jerusalén buscándole

B.  Jesús es encontrado (vv. 46-47)

  1. Buscaron a Jesús tres días. ¿Dónde lo estaban buscando?
    1. Lo encontraron en el templo
      1. Estaba con los doctores de la ley
      1. Estaba escuchando y haciendo preguntas
    1. Los que lo escuchaban se quedaban maravillados por su inteligencia
      1. Tenía mucho conocimiento de la ley porque lo había estudiado
      1. Sólo tenía 12 años y estaba asombrando a todos con sus respuestas

C.  Jesús reconoce su lugar y la voluntad de su Padre Celestial (vv. 48-50)

  1. María habla con preocupación
    1. En contraste a “José y su madre” María dice “tu padre y yo”
    1. Lo habían estado buscando con dolor y angustia
    1. Esto demuestra que María y José eran padres muy humanos y normales
    1. Quizás estaban muy aferrados a un niño/joven que ellos ya sabían era diferente
    1. Dios les estaba preparando para poder soltarlo en el futuro para su plan
    1. Jesús, Hijo de Dios, responde con dos preguntas
      1. ¿Por qué me buscabais?
        1. Esta pregunta nos prepara para lo que dirá Jesús en seguida
        1. ¿Por qué lo buscaron en tantos otros lugares?
      1. ¿No sabíais que en los negocios de mi Padre me es necesario estar?
        1. Aquí vemos un contraste entre “tu padre” y “mi Padre”
        1. También se podría traducir “casa” en vez de “negocios”
        1. Esto es una declaración de Jesús que nos hace ver que él ya empezaba a ver su relación especial con Dios, algo que José y María ya sabían
        1. Se estaba sometiendo a la voluntad de su Padre Celestial a esta edad importante
    1. José y María no lo entendieron en esos momentos
      1. Aunque ya sabían, quizás necesitaban este recordatorio
      1. Más tarde se han de haber dado cuenta de lo que hablaba
      1. Dios los estaba preparando para la continuación de su plan redentor
    1. ¿Qué tal de nosotros? ¿Reconocemos la voluntad de Dios para nuestras vidas y las vidas de los que nos rodean? Cómo padres, ¿estamos dispuestos a soltar a nuestros hijos al plan de Dios?

¿Qué tal si Dios llama a uno de nuestros hijos a ser misionero en la China? ¿Lo soltaríamos?

III.  LA SUMISIÓN DE JESÚS A SUS PADRES TERRENALES (vv. 51-52)

  1. Jesús se regresó con José y María y se sometió a ellos (v. 51)Después de haber declarado su posición como Hijo de Dios, vemos su humanidad otra vez. María siguió guardando todo en su corazón, como vimos en 2:19 también. Esto sugiere que Lucas la entrevistó antes de escribir este libro (Lucas 1:3)María después vio la importancia de este evento en la vida de Jesús¡Imagínate ser madre del Mesías, perfecto en todo lo que hacía!

B.  Jesús siguió creciendo en todos los aspectos (v. 52)

  1. Vemos aquí otra declaración como vimos en 2:40
    1. Esto nos asegura otra vez que Jesús fue 100% hombre también
    1. Siguió encontrando el favor de Dios y los hombres en su crecimiento
    1. Esto es lo último que sabemos de Jesús hasta 18 años más tarde cuando fue bautizado

CONCLUSIÓN Y APLICACIÓN:

Teológicamente este pasaje es importante, y nos muestra la divinidad e humanidad de Jesucristo, y cómo Dios estaba preparando los corazones de José y María para soltar su hijo a la voluntad de Dios y su gran plan redentor.  También hemos visto unas lecciones prácticas.  Repasémoslas:

~ Padres: Tenemos la responsabilidad ante Dios de criar a nuestros hijos en una manera que le agrada a Dios. Esto significa que tenemos que trabajar como equipo en la disciplina y entrenamiento de nuestros hijos, siempre apuntándolos hacia la voluntad de Dios, y soltándolos a Dios en cada momento.  ¿Cómo estamos cumpliendo con esta gran responsabilidad que Dios nos ha dado?

~ Jóvenes: Pueden aprender del ejemplo de Jesús y cómo se sometió a la voluntad de Dios, cómo creció en gracia, favor, sabiduría de Dios y sus leyes, y cómo también se sometió a sus padres terrenales. Él creció ante Dios y los hombres.  ¿Cómo va tu crecimiento?

~ Todos: Tenemos que siempre estar reconociendo la voluntad de Dios para nuestras vidas y sometiéndonos a ella. Hay ciertas cosas que ya sabemos son la voluntad de Dios para nosotros, porque nos lo dice en su Palabra. Cuando nos sometemos a esas cosas, como lo hicieron José, María, y especialmente Jesús, Dios nos va revelando las otras cosas particulares de su voluntad para nuestra vida. ¿Estamos sometiéndonos a Dios?

1 Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéi s vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. 2 No os conforméi s a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéi s cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta. Romanos 12:1-2

Por Bryan Smith

Usado con permiso

DevocionalesCristianos.org – Se permite reproducir este material siempre y cuando no se venda.

Deja un comentario

Comparte
Tweet
WhatsApp
Comparte