Jesucristo Cambió De Lugar Con nosotros

“el cual no hizo pecado, ni se halló engaño en su boca; quien cuando le maldecían, no respondía con maldición; cuando padecía, no amenazaba, sino encomendaba la causa al que juzga justamente; quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados” (1 Pedro 2:22-24).

Un misionero estaba hablando con un grupo de pescadores en una pequeña aldea. Contó sobre la muerte de Cristo , con el propósito de llevarlos a la salvación. En todos los lugares por donde pasaba, intentaba descubrir si las personas pudieron comprenderlo. Por eso, hizo una pregunta a un de los pescadores: “¿Podería usted decirme, con su propias palabras, qué Cristo estaba haciendo, cuando murió en la cruz?” “Sí”, dijo el pescador, con la piel castigada por el tiempo y con lágrimas Rodando por el rostro., “sé lo que Él hizo. Cambió de lugar conmigo, tomó mi lugar en la cruz y me dejó aquí en Su lugar, un hombre sin pecado, según la visión de Dios. ¡Alabado sea su nombre!”

Cristo cambió de lugar con nosotros. ¿Hizo eso Porque éramos buenitosí ¿Porque éramos santos y merecíamos tan grande bendición? No, Él lo hizo por amor. Él nos perdonó, nos trajo de la muerte para la vida, nos ofreció una vida abundante y eterna mismo siendo nosotros pecadores.

Hoy tenemos libre acceso a la presencia de Dios. Hoy podemos contar con su atenciones y protección. Hoy podemos dejar las tiniebla y caminar en la luz. Hoy podemos dejar de ser piedra de tropiezo para ser una bendición para nuestros parientes y amigos.

Basta que dejemos al Señor habitar en nuestros corazones, hablar a través de nuestra boca, actuar a través de nuestras actitudes, alegrar a través de nuestra sonrisa, levantar a los caídos a través de nuestras manos extendidas.

Somos muy felices y podemos decir, como aquel humilde pescador: “¡Alabado sea el nombre del Señor!”

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí