devocional-cristiano-el-cucharon-de-Dios
Devocional Cristiano – El Cucharón Santo De Dios

“No seáis, pues, partícipes con ellos. Porque en otro tiempo erais tinieblas, mas ahora sois luz en el Señor; andad como hijos de luz (porque el fruto del Espíritu es en toda bondad, justicia y verdad), comprobando lo que es agradable al Señor. Y no participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien reprendedlas” (Efesios 5:7-11).

Un hacendado iba toda semana para el Mercado para vender, entre otras cosas, el queso cottage y mantequilla de manzana hecha en su hacienda. Él les llevaba en dos tinas grandes.

Con un cucharón, él les retiraba y colocaba en recipientes pequeños traídos por los clientes. Un día, al llegar a el mercado, descubrió que había olvidado una de los cucharones.

No tuvo otra opción sino usar el mismo cucharon para ambos productos. Luego, tanto el queso como la mantequilla se quedaron mezclados y no se podría decir, al mirar, cual era el queso y cual era la mantequilla. Lo mismo acontece con el hijo de Dios. Él mezcla tanto las cosas espirituales con las cosas del mundo que no se sabe más si es un cristiano o un incrédulo.

¿Cuál ha sido, actualmente, nuestra apariencia? Tenemos el brillo característico de aquéllos que andan en la presencia del Señor o no presentamos diferencia alguna de los que prefieren ignorar Diosí ¿Hemos buscado obedecer a las enseñanzas bíblicas, creyendo que es el mejor camino para una vida abundante y feliz o hemos mostrado indiferencia a la Palabra de Dios, adaptándonos a todo cuanto pueda ofrecernos algún tipo de placer, mismo qué sea pasajero? ¿Hemos separado nuestro cucharón para uso exclusivo de las cosas celestiales o la hemos usado también para las qué son del mundo?

Los que son hijos de Dios son diferentes. Tiene una característica particular, tiene brillo, alumbran el lugar por donde pasan, llevan un perfume suave de vida y salvación. Cuando se dejan seducir por cosas que no agradan al Señor, se vuelven semejantes a los demás y no se puede ver más el brillo de sus vidas.

Nuestra tina espiritual es usada solo por el cucharón de Dios ¿o por cucharones de otras fuentesí

1 COMENTARIO

  1. El agua y el aceite no se mezclan, asi debemos de ser nosotros como verdaderos cristianos sin contaminacion, dando testimonio de nuestro Señor Jesus, fuimos creados a su semejanza.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí