Assunto: Un paseo por Sao Paulo – Cracolandia

El corazón de Sao Paulo es la avenida paulista, moderna, elegante, llena de edificios y tiendas exclusivas.
Estaba disfrutando del paseo, cuando Sandro volteó por la rua augusta y me pidió que asegurara la janela.  Sólo a dos cuadras de la avenida paulista, la bella Sao Paulo se torna diabólica: hermosas muchachas paradas en las esquinas esperando algún cliente, locales dedicados al sexo, y lo peor de todo: miles de hombres y mujeres buscando pasarla bien. Sandro me explicó que estábamos pasando por una zona exclusiva, con chicas universitarias, de buenas familias, que han encontrado en la prostitución la mejor manera de pagar sus estudios y alto nivel de vida ¡Qué terrible!
Sandro me contó que Tania (su esposa) sirvió por seis años entre estas muchachas, llevándoles el mensaje del Señor, corriendo el riesgo de ser confundida, intentando salvar algunas, mostrándoles el amor de Jesús, ¡qué valentía!
Con ingenuidad pregunté: ¿Hay alguna iglesia cerca? Inmediatamente me señaló un hermoso edificio blanco, alto, de líneas clásicas, con columnas griegas en la entrada y la escalinata cubierta de mármol: –Es la Iglesia Presbiteriana Libre, me respondió. Insistí en preguntar: ¿Hacen algo? Sandro quiso callar, pidió perdón a Dios y por fin respondió: –Siempre está con las puertas cerradas. Mientras conversábamos, la rua augusta quedó atrás. Ahora estábamos pasando por restaurantes, plazas y teatros.
–Pastor, voy a llevarlo a Cracolandia, dijo Sandro. Me sonó a Disneylandia. De pronto, enfrenté otra realidad:

Suciedad, basura, infierno. Mis ojos se asombraron ante la bajeza del ser humano. Hombres, mujeres, niños y ancianos corriendo en busca de droga, peleando entre sí; otros inertes, arrumados, agonizando, sin ninguna esperanza de salvación. Un poco más allá, muchachas y travestis, ofreciéndose para calmar su vicio. –Estamos en Cracolandia, dijo Sandro. Yo me quedé en silencio. Sandro continuo: La policía no hace nada, el gobierno no hace nada, la sociedad es indiferente, ¿será que ya no tienen esperanza?, mientras tanto, yo sólo escuchaba. Sandro volvió a la carga:

Cracolandia es el peor lugar de Sao Paulo, la droga se vende libremente y Satanás gobierna a su antojo. Entonces, me dio la estocada final: casi el 60% de los drogadictos son desviados (así llaman a los creyentes apartados). Como un resorte, reaccioné: ¿Cómo puede pasar eso? –Sandro respondió: es que la iglesia no hace nada.

Un equipo de JUCUM se interna tres veces a la semana en Cracolandia; reparten comida, atienden a los heridos, conversan con los drogos, buscan oportunidades para ministrar. Tres veces a la semana, Cracolandia es visitada por el ejército de Dios. Ellos quisieran hacer más, pero faltan manos.

El contraste ofende: un puñado de cristianos radicales versus una multitud de cristianos modernos. Los primeros sienten que el tiempo se agota, que las multitudes están listas, y dedican sus esfuerzos a buscar primero el reino de Dios y su justicia; los segundos, sienten que tienen muchas necesidades, que sus problemas son más importantes que cualquier cosa, que Dios tiene que bendecirlos, que ser luz y sal en los tiempos actuales, significa vivir cómodamente. Para unos, el reino de Dios es importante; para otros, las “cosas que serán añadidas” se han convertido en propósito de su vida. La tibieza insulta.

Mientras nos concentramos en nuestros asuntos, Dios dice: “¿Acaso creen que me complace la muerte del malvado? ¿No quiero más bien que abandone su mala conducta y que viva?… Yo no quiero la muerte de nadie. ¡Conviértanse y vivirán! Lo afirma el Señor omnipotente” Ezequiel 18:23 y 32

El profeta me revela el sentimiento más profundo de Dios. Él quiere que todas las personas se conviertan, Él no quiere condenar a nadie, Él quiere que todos sean salvos. Pero mientras Dios desea salvar, los creyentes desean… ¿trabajo, salud, dinero, viajes, bendicionesí Por eso digo: el contraste ofende, la tibieza insulta.

Hoy medité en Ezequiel 18. Las palabras del profeta me golpearon porque anoche vi de cerca el poder del diablo. El profeta dice que justo no es aquel que alaba con su boca, sino el que práctica la obediencia. Hoy aprendí que ser justo significa:

•       Ser un cristiano radical: En vez de ser diplomáticos con el mundo, tenemos que ser radicales, marcar una línea, hacer diferencia, renunciar a la tibieza y vivir apasionadamente la fe.

•       Ser un cristiano respetuoso de los demás: En vez de creernos el centro del universo, debemos ver a los demás como iguales, e impulsados por el amor del Señor, servirlos en humildad. En vez de sacar provecho de los demás, tenemos que servir a todos los que nos rodean. Seas gerente, dueño de tu empresa o el más inteligente de tu clase, si eres cristiano, entonces eres siervo.

•       Ser un cristiano solidario: En vez de priorizar nuestras necesidades, solidarizarnos con las necesidades de los demás, porque a diferencia de los otros, tú tienes la promesa de Dios: No te dejaré, ni te desampararé. Entonces puedes dejar todo en manos de Dios, y concentrarte en ministrar a los demás. Ellos, aunque no lo dicen, necesitan que les hables del amor de Dios, que les compartas el evangelio, que les anuncies las buenas nuevas.
Es evidente que Sao Paulo necesita de Dios, pero qué de los que tenemos cerca. Tal vez el pecado no sea tan descarado, pero la maldad está en aumento. Tal vez Cracolandia este muy lejos de nosotros, pero qué estás haciendo para alcanzar a tus compañeros, amigos y parientes.

A veces pensamos que la tibieza espiritual es una categoría para los que siendo cristianos, dejaron de congregarse. La tibieza espiritual define a todos los que siendo cristianos, viven para sí mismos, en vez de vivir para Cristo. Dios sabe todo lo que necesitas, el Señor conoce todo lo que te gusta, nuestro Padre desea darte todos los deseos de tu corazón. Pero hay una condición: que confíes plenamente y te esfuerces por ganar personas para su Reino. Si eres su testigo, Él será tu proveedor.

El que lee, entienda lo que dice el Señor.
En el amor de Jesús,

Pastor Miguel Bardales

Deseo atreverme a mostrar lo que es Cracolandia, debido a que vivo en esta ciudad no puedo dejar de lado este excelente devocional del Pastor Miguel , el se encuentran en Sao Paulo realizando una serie de predicaciones a lo largo de Brasil .

Para que tu amigo lector tengas solo una idea de la dimensión del problema , voy adjuntar un vídeo de Cracolandia, al verlo por favor medita como dijo el Pastor Miguel : qué estás haciendo para alcanzar a tus compañeros, amigos y parientesí

4 COMENTARIOS

  1. Me siento impotente igual, quiero dar ! Dios tenga misericordia de toda esa gente ! Wow, que impacto ! Gracias por este articulo ! Dios los bendiga !

  2. estoy muy contento por el trabajo que realizan, por los devocionales, los videos y sogre todo por las persones que realmente entregan su tiempo para el Señor sin importarle las otras cosas que tienen que acer, veo que el amor de Dios es mas grande que los muebe de muchas maneras para rescatarlos a tantan personas del mundo en que viven sin Dios mas gracias por todas esas personas que trabajan para la obra del Señor. muchas bendiciones mi nombre es Edgar.

  3. Este articulo es tremendo, retrata la realidad y crudeza del pecado en nuestras sociedades latinoamericanas. Un contraste tremendo entre los lujos de una ciudad de cristal y lo permisivo de las miserias humanas. Otra ciudad en extrema pobreza, pero al igual que la primera gobernada por el pecado. Tenemos que doblar rodillas y ponernos en la brecha a orar por estas personas que sean apartado de los caminos de DIOS, recordemos que El Señor jesus dijo he venido por los enfermos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí