vida_en_cristo_jesus
Sólo los vivos saben alabar

“Los que viven, y sólo los que viven, son los que te alaban, como hoy te alabo yo. Todo padre hablará a sus hijos acerca de tu fidelidad. El Señor me salvará, y en el templo del Señor todos los días de nuestra vida cantaremos con instrumentos de cuerda.” Isaías 38:18-20

Cuando la alabanza se renovó en la Iglesia evangélica, fue toda una novedad; el piano fue arrinconado, ni que decir del acordeón y las panderetas con cintas; todo estos instrumentos se convirtieron en obsoletos y entonces el viejo himnario, los corarios y hasta el director de canto, cuya destreza al dirigir rítmicamente los dos, cuatro y tres cuartos de tiempo antaño tan elogiado, fue sustituido por el jovencito con aires de cantante de rock.

No escribo esto para criticar la innovación en la liturgia moderna que ahora prevalece en las Iglesias, sino recordar con cariño cómo estos viejos himnos en un momento de mi niñez y juventud, me hicieron sentir agradecida con Dios, me dieron conciencia de un Dios vivo, provocaron que adorara alabar a un Dios vivo.

Pero no sólo los instrumentos fueron lo novedoso en las Iglesias, que a propósito se esforzaron en adaptarse rápidamente a la nueva corriente carismática de adoración, la innovación también trajo nuevos términos en el léxico o terminología evangélico concerniente a la música; antes el que dirigía el tiempo de cantos, era el director de música, ahora sería el “Ministro”; en el pasado, había un orden en la liturgia que mezclaba los himnos, con la lectura antifonal de la Biblia, un himno más, un especial musical con algún solista acompañado además del harmonioso acordeón, otra lectura bíblica preparatoria al sermón, quizá otro especial y al fin, el sermón.

Hoy, son muy jóvenes los que mayormente presiden el tiempo de alabanza y lo principal del tiempo de “ministración” radica en la espontaneidad del adorador, la destreza con la que fluye en los cánticos nuevos, la alegría, ritmo, baile y motivación que puede provocar en la congregación que puede sentirse inspirada o no cuando el motivador hace bien su trabajo.

Como les dije al empezar este pensamiento, no intento hacer leña de los nuevos ministros de adoración, mis propias hijas, jovencitas aún, han empezado a candidatear como directoras de alabanza, sin embargo, no puedo evitar hacer una comparación con la modernidad y el pasado, y con ello, recordar a mi padre con himnario en mano dirigiendo esos viejos himnos de mi niñez. Cuando revivo esos bellos instantes me siento más viva, más agradecida y más adoradora que rodeada de miles de cantantes que gritan, bailan y todo lo que hacen lo hacen en el nombre de Dios.

Hay que estar vivo para alabar a Dios. Si en verdad el que entona canciones está vivo espiritualmente, no necesitará que la batería suene fuerte para danzar, no necesitará que alguien le grite que levante las manos, porque el fervor lleno de vida del adorador le hará alzar todos los miembros en signo de gratitud. “De la misma manera, también ustedes considérense muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús.”

¡Aleluya! ¡Alabado sea el Señor! ¡Cuán bueno es cantar salmos a nuestro Dios, cuán agradable y justo es alabarlo! Está escrito: «Tan cierto como que yo vivo —dice el Señor—, ante mí se doblará toda rodilla y toda lengua confesará a Dios.»

Sólo los que están vivos alaban a Dios, ¿Estas listo para alabar su Nombre? NO es necesario que esperes al domingo para empezar a adorar, mejor dicho, quizá sea mejor que empieces a ensayar la resurrección de tus sentidos para que cuando llegue el día del Señor y entres a su atrio, nadie tenga que empujarte para cantar, alegrarte ni ser agradecido, ¡Vive, Despierta! ¡Sólo los que están vivos pueden alabar el Nombre de Dios

Martha Vílchez de Bardales

10 COMENTARIOS

  1. hola que el señor les vendiga a cada uno de ustedes mi ,pregunta es la siguiente ,porque el evangelio no vaila para un casamiento ebangelico ,si tienen tanta musica y letras de alavansa ,como cumbia regeton ,mejicana ,con unas letras presiosa ,

    • Elizabeth , he asistido a matrimonios evangelicos en los cuales los hermanos danzan , primero alaban y luego terminan en una increible adoración , creo que así debería todo terminar : En una profunda adoración a Dios . Bendiciones Miles.

  2. Pues parece que todos los comentarios al respecto, coinciden en el sentido de que Dios (y no nosotros) debe ser el centro de nuestra alabanza y adoraciòn. Que Dios siga poniendo ese sentir en todos los que nos decimos sus hijos, a efecto de que, sean himnos o cantos modernos, con instrumentos sencillos o sofisticados, todo sea para la gloria de Dios y extendimiento de su reino.

  3. la palabra es clara en cuanto adoracion a DIOS, DICE TODO LO QUE RESPIRE ALABE A JEHOVA, ACLAMAD A DIOS CON ALEGRIA TODA LA TIERRA, Y QUE LO ALABEMOS CON DANZAS, SALTERIO, PANDERETAS, ARPAS, CON NUESTRAS MANOS, CON LOS PIES, CON EL CORAZON, CON LA MENTE TODO DEPENDE DE LA COMUNION Y LO AGRADECIDO QUE ESTAMOS CON DIOS

  4. amen hnos, solo los que estamos vivos podemos alabar al rey de reyes, solo nosotros los que aun tenemos vida, pues Dios es un Dios de vivos y no de muertos., alabemoslo con todo nuestro coazon con todo nuestro ser.

  5. LA VERDAD HNA CUANTA LUZ HA PUESTO ESTE PJE DE LA BIBLIA EN MI VIDA!!!!!CREO FIRMEMENTE QUE LA ALABANZA Y LA ADORACION COMIENZA A PARTIR DEL MOMENTO QUE MI CONECCION CON EL SEÑOR ES PERMANENTE.LO QUE USTED ESCRIBIO ES DE MUCHA FRESCURA PARA MI VIDA,YO MINISTRO LA ALABANZA EN MI IGLESIA Y SI QUE ESTOY VIVA!!!!!GLORIA A DIOS MUCHAS BENDICIONES!!!!!LOS DEVOCIONALES SON MARAVILLOSOS PARA MI !!!!DIOS SIGA USANDOLOS PARA SU GLORIA.

  6. La hermana que escribe este articulo, me trae a la memoria los dias en los que cantabamos con himnarios en mi iglesia. Recuerdo esas preciosas alabanzas con letras escritas en lenguaje muy hermoso y elegante, y lo formal de la liturgia. Pero bueno los tiempo y las edades pasan, y no dudo que los ahora ministros de alabanza, en su gran mayoria, son siervos usados por El Señor para guiarnos en una forma fresca de adoracion y celebracion al Señor. De todas maneras todo lo que hagamos sea de hecho o palabra, sea para el Señor y no para los hombres.

  7. Estimada hermana Martha

    Tengo 64 años y conocì al Señor cuando tenìa 45, en una congregaciòn cristiana interdenominacional. Efectivamente, cuando llegue a ese sitio, tanto ruido, tanto brinco y tanto alarido, me parecieron fuera de lugar, pero a medida que fui teniendo una relaciòn màs estrecha con Dios, todo eso me fue pareciendo poco, con lo que en realidad El merece. Creo que debemos entender, que sea el tipo de alabanza que sea, es para agradarle a El y no a nosotros mìsmos. Para eso estàn los teatros o los conciertos etc. hechos especialmente, para que nosotros seamos los que nos divirtamos Que Dios la bendiga hermana.

    • Uhmm Fernando me hiciste pensar 🙂 efectivamente .Cada obrar tiene su momento y su propósito dice el libro de eclesiastés .Cuanto confundimos los tiempos y propósitos es cuando los problemas surjen en la vida .Bendiciones Miles.

  8. ale,,,ale,,, aleluya…. todos cantemos y demos gracias a DIOS el poderoso….. el reina por siempre!!!! gloria al señor jesus

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí