devocional estrella de mar

Devocional – ¿Dónde Está La Diferencia?

“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas” (2 coríntios 5:17).

Un hombre ya bien de edad caminaba, por la mañana, a lo largo de la playa. Después de una cierta distancia recorrida, él encontró un joven que echaba estrellas de mar en el agua. El viejo paró próximo al muchacho y se quedó observando su actitud. Después de algunos minutos él se dirigió al joven y preguntó: “¿Por qué usted está echando las estrellas de mar de vuelta para el agua?” “Porque ellas morirán si están debajo del sol del mediodía” “Pero, existen millares de kilómetros de playa y millares de estrellas del mar en la arena. ¿Como sus esfuerzos limitados podrán producir alguna diferencia?” Interrumpiendo por algunos instantes su trabajo, el joven miró para la estrella del mar en su mano y, echándola en el agua, habló: “Para ésta hará mucha diferencia.”

¿Que diferencia nuestra vida cristiana ha producido en el mundo en qué vivimosí ¿Que transformación ha acontecido en los ambientes dónde estamosí ¿Han sido los caminos por donde pasamos alumbrados por la presencia de Cristo en nosotros o nadie percibe ningún cambio?

Cuando abrimos el corazón para el Señor, convidándolo a estar con nosotros todos los momentos de nuestra vida, algo de nuevo hay que sucede. No podemos continuar vivir de la misma forma anterior. Es necesario que haya transformación. Nuestros hábitos son diferentes, nuestras palabras son diferentes, nuestras acciones deben glorificar el nombre del Señor que en nosotros habita. Si pasamos a ser luz en el mundo, todos los lugares donde nos encontramos tienen que estar alumbrados.

Y si nuestros días continúan iguales al tiempo en que no conocíamos al Salvador, eso significa que aún no hubo una verdadera conversión. Si no hay diferencia, ¿como podemos decir qué ahora somos del Señor? ¿Como las personas podrán ser transformadas si nosotros aún no lo fuimosí

Queremos ser diferentes. Queremos ayudar a otros a ser diferentes. aun cuando no podamos cambiar a todos, esforcemonos para que algunos sean bendecidos por nuestro testimonio.