devocional-diversio-y-DiosDevocional Diario – ¿Puedo Divertirme Y Dejar a Dios Para Despuésí

“Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6:33).

Un Reverendo fue invitado para una fiesta de casamiento y allí predicar el sermón. Despues de media hora de música y danzas, el padre de la novia se aproximó a él y habló:

“Reverendo, ¿usted gustaría de comenzar su sermón ahora o debemos dejar las personas se divierten un poco másí”

La historia es chistosa pero sabemos que eso acontece — y mucho — entre nosotros. Estamos siempre prestos a divertirnos y dejar a Dios para más tarde. Si conociésemos la palabra del Señor, sabríamos que el orden está cambiado.
Primero debemos buscar a Dios para después, con alegría garantizada, buscar los momentos de diversión.

El hombre busca alegrarse donde no puede encontrar la verdadera alegría. Todo en el mundo es engañoso, pasajero, irreal. La alegría luego se transforma en tristeza; la tristeza luego lleva al hombre a frustraciones y angustias; la angustia lo debilita espiritualmente y, poco a poco, empieza a alejarlo de Dios, la verdadera fuente de toda alegría.

¿De que sirve yo divertirme por algunas horas y volver para casa tan triste, o más aún, de lo qué antesí ¿De que sirve yo sonreír y cantar si mi corazón está tomado por la aflicción? ¿De que sirve yo bailar y bromear si mi alma continúa herida y desesperanzada? Estaré engañando a todos y, principalmente, a mí mismo.

Pero cuando yo me divierto en la presencia de Dios, cuando yo canto y bailo con la verdadera alegría del Espírito Santo, cuando yo muestro una sonrisa que no es falsa, que viene de adentro del alma, entonces yo puedo decir que mi alegría es fruto de una completa felicidad.

¡Me gusta divertirme! ¡Me gusta vivir la vida abundante qué el Señor vino a darme! ¡Quiero pasar mis días cantando…pero, Dios es mi punto de partida para toda felicidad!

  • Asi es cuando no le damos la importancia que requiere nuestra busqueda de “NUESTRO SEÑOR”, nuestra vida va de victoria en victoria, pero cuando no somos constantes en nuestra busqueda todo nos da igual y lo promero lo llevamos a lo ultimo.
    Por eso “JESUS” nos insta a buscarlo sin reserva y de todo corazon porque el nos promete estar con nosotros siempre para darnos de su amor incondicional.