perdonado-biblia-2013Devocional Semana Santa – Perdonado

“Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús” Rom. 3:23-24

Esta es una historia verdadera: Hace algunos años –cuando todavía era joven tomé la camioneta del pastor y salí a dar una vuelta cerca del templo, al doblar la esquina calculé mal y choque aparatosamente con un auto estacionado… nadie me vio, pero el corazón me latía a mil por hora; me estacioné unos metros más allá y fui a ver la magnitud de mi delito: No era mucho pero era mi culpa.

Por unos segundos dude qué hacer ¡Nadie me había visto! Conté hasta diez, esperando que alguien saliese a reclamar pero todo quedo en silencio, así que decidí huir. Puse primera y la voz de mi conciencia me acuso, pase a segunda y el Espíritu me redarguyo ¿Qué podía hacer? Regresé al lugar de los hechos, tenia temor pero no tenía dinero, tenía vergüenza pero no tenía licencia… toque varias casas averiguando quien era el dueño, después de varios intentos lo encontré.

Con la voz quebrada expliqué lo sucedido, pedí disculpas y ofrecí reparar el daño, le advertí que no tenía dinero, pero que siendo cristiano no estaba bien que huyese; el hombre me miro confundido, con parsimonia se acerco a su auto, midió el daño, me miro otra vez, y entonces dijo (lo recuerdo como si fuese ayer) “No es tan grave, me sorprende que te hallas presentado, creo que mereces que te perdone, así que olvida este incidente y maneja con cuidado”.

Ese hombre me perdonó, lo hizo voluntariamente y me dio una lección: Dios esta listo a perdonar y justificar todas mis faltas, gratuitamente, sin consecuencias para el futuro ¡Dios es bueno! Él quiere cubrir cada falta que cometo, perdonar todo pecado; Él puede hacerlo porque Jesucristo murió en la cruz para cubrir el precio de mis faltas. Así que la próxima vez que alguien te acuse, levanta los ojos al cielo y pregúntale al Creador: ¿Puedes perdonarme Señor? Desde su trono, con voz potente contestará ¡Sí, quiero! ¡Estas perdonado!

Oración:

Señor sé que conoces mi corazón, nada queda oculto a tus ojos, Tu conoces cada detalle de mi vida: Lo secreto y lo público. Señor, yo quiero pedirte perdón por cada falta contra ti y los que me rodean ¿puedes perdonarme Señor?… Ahora se que Tu me perdonas, gracias. Amén.

Pastor Miguel Bardales

5 COMENTARIOS

  1. Bueno esto es lo maravilloso de Dios, que no mereciendo el favor y perdon de Dios, el esta dispuesto a darnoslos si nos hacercamos con sinceridad a El, y lo incomprensible es que dio a Jesus pra redimirnos. Asi que seamos constantes porque valemos la sangre de Cristo.

  2. El perdón es la esencia de lo puro del corazón, si no perdonamos de corazón vana son nuestras intenciones; Cristo derramó su sangre para que fuesemos perdonados los unos a los otros debemos dejar nuestros rencores, debemos manifestar pureza,DIOS los bendiga ricamente.

  3. El amor del “SEÑOR” es tan maravilloso que cuando llegamos a su presencia con humildad y sencilles de corazon nos perdona.
    El esta presto a escuchar nuestras suplicas y ver nuestro corazon arrepentido.
    EL nos muestra su amor y ternura pero quiere que seamos valientes y luchemos contra la adversidad del enemigo, vayamos siempre en pos de el

  4. Espero que mi anecdota le sirva a los lectores de este blog devocional y, que guarda relación con el perdón.
    En una oportunidad me visitó en la capital un sobrino manifestándome que deseaba emprender estudios y trabajo. Conociendo que tambien viene de un hogar cristiano me propuse ayudarlo y darle todo el apoyo necesario excepto hospedaje porque ya estaba instalado en casa de una hermana de sanche.
    Nos pusimos de acuerdo y lo llevé a inscribirte en un Instituto de Administración cuya responsabilidad de costearle sus estudios asumí e igualmente en una escuela de música. Adquirí material de estudios para él y hasta le presté un curso de ingles en video fornmato VHS y un teclado para sus clases.
    Al correr el tiempo él decidió dejar todo y regresar nuevamente con su familia, pero antes simula una gripe, me muestra un tratamiento médico y le doy el dinero para la medicina. Este muchacho, ya con su determinación se vá y cuando pregunté por él fue cuando me entero de su viaje de retorno. De lo prestado no recuperé absolutamente nada. El muchacho se había marchado. Continuamos siendo amigos y viéndolo animado en otros proyectos nuevamente le ofrecí mi apoyo deseándole éxito, aún corriendo el riesgo de lo anterior. Les deseo muchas bendiciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí