DEVOCIONA DIARIO – Creando Una Atmósfera de Bendición

Pasaje clave: Colosenses 4:6.

El conflicto en la pareja o en el matrimonio es normal porque es parte de la vida. No es ni positivo ni negativo, depende de cómo lo tome cada uno.

Por lo tanto, para enriquecer a mi familia tengo que aprender a cuidar mi atmósfera.

Cuidar la atmósfera es:

Nunca agredir, descalificar o rebajar a tu cónyuge.
Nunca gritar.
No hablar de noche sobre los problemas y las dificultades.
No hablar cuando el otro, o uno mismo, está enojado.
No involucrar a nadie en tu conflicto, a menos que sea un consejero de Dios para ayudarte.
En una discusión, o conflicto de cualquier tipo, lo más importante es aprender a cuidar la atmósfera. Puedes tener razón, pero si no cuidas la atmósfera pierdes.

No solamente tengo que decir lo correcto, sino cuidar cómo lo digo. Lo más importante de lo que le vayas a plantear a tu cónyuge es cómo se lo vas a decir.

1. Cuidar la atmósfera es tratar de entender al otro.

Cuando hay una discusión o nadie tiene la razón o ambos tenemos razón, porque cada uno ve las cosas desde un lugar diferente. La única verdad es la de la Palabra de Dios.

En el matrimonio no hay un fracasado y uno que no fracasó. En una pareja la cosa es de a dos: o ganan los dos o pierden los dos.

La clave está en entendernos, no en buscar ganar. Necesitamos hacernos entender y cuidar la atmósfera.

Si busco ganar nunca voy a poder resolver ningún conflicto.

2. Cuidar la atmósfera es buscar soluciones.

No esperes que tu pareja adivine lo que te pasa: habla, dilo.

Pero cuando hagas el planteo de lo que te molesta de tus hijos, o de tu pareja, antes piensa soluciones. Porque Dios te dio una mente creativa y dice que todo te saldrá bien. Y eso no quiere decir que no vas a tener problemas, sino que los vas a resolver.

Todos los problemas se pueden resolver porque la Biblia dice que al que cree todo le es posible. Es posible tener un hogar bendecido, ungido, lleno de amor, de poder y de la presencia de Dios.

Yo decido la atmósfera que habrá a mi alrededor.

3. Cuidar la atmósfera es cultivar el humor sano.

Estamos hablando de humor, no de burla. El humor activa la amistad con tu pareja. El humor afloja, une y entretiene.

4. Para enriquecer a mi familia necesito activar la creatividad.

Lo opuesto de la creatividad es el aburrimiento. Aburrimiento es disgusto, desgano, apatía, tedio, bostezo, cansancio, etc. Es la falta de lo nuevo.

Pero Dios es Creador (Gn.1), y vos y yo tenemos su mismo espíritu. Podemos ser creativos, podemos crear cosas nuevas de la nada.

Tenemos la habilidad dada por Dios de producir y reproducirnos como Dios.

Si estás unido al poder creativo de Dios vas a tener 100 soluciones distintas para tu problema porque la Biblia dice que para el que cree todo es posible.

Tu matrimonio puede crecer, solo hace falta un poco de creatividad. Tenemos que decidir ser creativos y hacer cosas nuevas.

Si siempre haces lo mismo siempre vas a tener los mismos resultados. Decídete a cambiar.

Por Bernardo Stamateas

Escrito para : www.DevocionalDiario.org

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí