devocional-salud-alegriaDios mío… mi alma tiene sed de ti…será saciada mi alma…Está mi alma apegada a ti.
Salmo 63:1, 5 y 8.


Devocionales – Buena Salud Espiritual

Para gozar de plena vitalidad, nuestro cuerpo necesita una buena higiene de vida, aire, agua y alimento, sin los cuales desmejoraría muy pronto. Desde su llegada al mundo, el recién nacido reclama la leche materna que asegura su rápido crecimiento durante los primeros meses. Además necesita cuidados de limpieza diarios.

Ocurre lo mismo en la esfera espiritual. Primero, el alma del creyente nacido de nuevo «respira». Mediante la oración intercambia con su Dios comunicaciones tan necesarias a la nueva vida como lo es el oxígeno para el cuerpo. Luego debe alimentarse, porque Jesús dijo: “No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios” (Mateo 4:4). No nos imaginamos que alguien pudiera contentarse con una sola comida por semana, pues se debilitaría rápidamente. Asimismo, para un buen crecimiento espiritual es necesario leer cada día una porción de la Palabra de Dios. El cristiano hallará en ella refresco y alimento a la vez.

En el momento de creer en Cristo, todo hombre recibe la salvación del alma (1 Pedro 1:9). Con plena certeza sabe que es salvo, pero si comete faltas, debe confesarlas al Señor, quien “es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad” (1 Juan 1:9). Así su alma es «purificada» de toda impureza, de todo lo que es incompatible con el pensamiento del Señor. Entonces la comunión con Dios es restablecida y el crecimiento espiritual puede seguir.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí