reflexion-autenticosReflexiones Cristianas – Auténticos O Meros Actores

“trayendo a la memoria la fe no fingida que hay en ti” (2 Timoteo 1:5).

Cierta mujer, en la puerta de un hotel, vio el actor Robert Redford caminando por la portería. Ella lo siguió hasta la puerta del ascensor y, con excitación, le preguntó: “Es el ¿verdadero Robert Redford?” Mientras la puerta del ascensor se estaba cerrando, él contestó: “Solo cuando yo estoy solo.”

La respuesta del artista fue correcta. Él solo era el verdadero Redford cuando estaba lejos de la escena y de las luces. En cada lugar donde estuviese él tenía una personalidad, una forma de hablar, de gesticular, de demostrar quien él era. Él representaba el tiempo todo.

Y nosotros, hijos del Dios Altísimo, ¿hemos sido auténticos o solemos representar de acuerdo con la circunstancia? El Señor nos dice que debemos ser santos de la misma forma que Él es Santo. ¿Hemos demostrado eso en nuestro trabajo?
¿Hemos confirmado ese comportamiento en la Universidad dónde estudiamosí ¿Hemos hablado como tales cuando nos encontramos con amigos en la esquina próxima a nuestra casa? O, como buenos actores, ¿hemos representado papeles diferentes en cada una de las situacionesí

El actor de nuestra ilustración dijo que solo era verdadero cuando estaba solo. Necesitamos llevar en consideración que jamás estamos solos. ¡Dios está siempre a nuestro lado! Y si pensamos en ser auténticos apenas en la presencia del Señor, no podemos representar en ninguno de los locales citados arriba. ¡Dios está con nosotros en todos ellos!

Debemos amar como el Señor amó, debemos extender las manos como Él siempre hacía, debemos alumbrar el local donde estamos como solía acontecer con el Señor Jesus. Él nos salvó, nos dio una nueva forma de vivir, nos envió al mundo con una orientación: “Sea siempre, en todo el tiempo, en todo lugar, una bendición”.

¿Su vida ha sido real o no pasa de una representación?

  • Dios hace todas las cosas a su manera, nos va moldeando de una forma tan increible, yo hoy en día me admiro de mi personalidad, me ha ido cambiando todo poco a poco, desde la cabeza hasta los pies nuestro padre es excelentisimo haciendo buenas obras.

  • A medida que uno va en el camino con nuestro “SEÑOR” el nos enseña a ser los hombre y mujeres que el quiera que seamos.
    El va perfeccionando su obra poco a poco a su tiempo y espacio.