jovenes-cristianos-adolescentesESTUDIOS BIBLICOS – DESAFIOS PARA JOVENES Y ADOLESCENTES 4

Génesis 14. Dos Reyes.

Aparentemente los problemas se habían solucionado y por fin, Abram y Sarai podrían comenzar a disfrutar su nueva vida. Sin embargo… surgió otro inconveniente.

¿Cuál fue? (14:1-2, 8-9, 11 y 12).

¿Y qué decidió hacer Abram? (14:13 al 16).

¡Increíble!. A pesar del conflicto que habían tenido, Abram decide armar a sus propios criados (14:14) e ir en busca de Lot. Y no solo que libera a su sobrino y familia sino que también recupera todo sus bienes y salva a los demás prisioneros.

Cuando regresa victorioso de aquella batalla dos reyes lo estaban esperando. Reyes completamente opuestos uno al otro. Reyes que tenían propuestas y riquezas para Abram. Sin embargo la actitud de Abram no es la misma con ambos. Vamos por parte.

Pero comencemos por el final.

El Rey De Sodoma.

¿Dónde lo estaba esperando el rey de Sodoma? (14:17).

¿Qué propuesta le hace a Abram? (14:21).

¿Cómo reaccionó Abram? (14:22 al 24).

¿Y por qué Abram tuvo esa actitud?

La propuesta del rey de Sodoma era muy, muy excitante: “Me das todas las personas y tú te quedas con todas las riquezas”. ¿Cuál era el problema en aceptar?

Después de todo Abram hizo un gran esfuerzo, arriesgó su vida y la de todos sus criados. Una recompensa de semejante calibre no vendría nada mal. Podría edificarle muchísimos altares más a Dios. Podría emprender grandes obras para honrar al Señor.

Él no estaba robando. Se lo estaban ofreciendo, casi regalando. Pero su repuesta es terminante: “Ni siquiera un cordón me voy a llevar de lo que es tuyo”. Fin del diálogo.

Esta actitud revela algo del corazón de Abram: no había ambiciones desmedidas en él. No estaba enceguecido por el dinero, ni ambicionaba más de lo que podía tener.

Sin embargo, la verdadera razón del rechazo de Abram a la propuesta del rey de Sodoma fue su conocimiento de la corrupción de aquel lugar. Sus corrupciones sexuales eran muy conocidas en toda la región y más allá. Aún sus riquezas y bienes estaban manchados con la inmundicia de aquel sitio. Abram lo sabía. Aceptar la propuesta hubiera significado pactar con un sistema corrupto. Él había sido bendecido por el Dios Altísimo, disfrutaba de su comunión, tenía su llamado y dirección. No necesitaba nada de lo que el corrupto sistema de Sodoma le ofrecía.

Para que lo entiendas: es como si te ofrecieran dinero que proviene del narcotráfico, de la prostitución, de los juegos de lotería, de la venta de drogas, del mercado de la pornografía, del tráfico de niños, de los medicamentos truchos o de la trata de blanca.

¡Es mucho dinero! ¡Podríamos hacer tantas cosas para la obra de Dios: recitales, congresos, templos para miles de personas, bla, bla, bla! ¡No sirve! ¡Está corrompido! Desde el mismo instante en que dijiste “sí, acepto” comenzaste a negar tu relación con Dios y tu identidad espiritual. Abram tenía muy claro esto y dijo NO.

El Rey De Salem.

¿Qué le permite hacer Abram al Rey de Salem? (14:18 al 20).

¿Qué hace Abram a cambio? (14:20).

El Rey de Salem era sacerdote del Dios Altísimo. ¿Entiendes lo que le ofreció a Abram? ¡Le ofreció bendecirlo! Abrió su boca y proclamó bendiciones sobre Abram. Lo bendijo mucho.

Esto tiene muchísimo más valor que recibir un montón de dinero corrupto. Tener sobre uno la bendición de Dios es tener éxito, tener dirección, tener capacidad para discernir, tener valor para enfrentar las circunstancias. Es tener paz. Es ser prosperado, ser protegido, ser muy amado, ser guardado, ser usado, ser todo lo que sueñas ser.

Por Edgardo Tosoni

Escrito para : www.DevocionalesCristianos.org