cruz-jesusDEVOCIONALES – QUERER

“Decía: Abba, Padre, todo es posible para ti. No me hagas beber este trago amargo, pero no sea lo que yo quiero, sino lo que quieres tú.” Marcos 14:36

Afortunadamente, hay cosas que no sabemos. Es cierto que el mañana nos inquieta y a veces desearíamos saber que es lo que va a pasar. Pero tener la certeza de saber que sucederá en el futuro es una carga demasiado pesada de llevar. La ignorancia en estos casos, hace la vida más llevadera.

Pero Jesucristo no tenía esta ventaja. Era 100% hombre, por lo cual tenía el mismo cansancio, la misma sed, la misma angustia, el mismo dolor que vos y que yo. Pero a la vez era 100% Dios. Y podía comprender todo y saber todo. En el huerto de Getsemaní, Jesucristo sabía lo que le esperaba unas horas más tarde. Tenía plena conciencia del extremo sufrimiento y del dolor de la tortura romana. Y lo que más le aterraba era saber que cuando Dios cargara sobre Él toda la inmundicia de tus pecados y los míos, Dios lo iba a dejar solo.

Saber tanto era una carga demasiado pesada para Él. Por eso, a solas con su Padre, le suplica que le evite el mal trago. Cuando Juampi o Connie quieren pedirme algo, me llama papito. Es una frase muy íntima que derrite al padre. Es la frase que utilizó Jesucristo para pedirle a su padre que no lo obligue a ir a la cruz. Le dijo “papito, por favor, evitá esto”.

Sabemos el final de la historia. Dios no pasa la copa, Jesucristo toma el mal trago y vos y yo podemos acceder al perdón de pecados. También sabemos los pormenores del asunto y los detalles sangrientos que tuvo que padecer el Señor Jesús, para alcanzar esa meta. Y cada vez que pienso en esto, me sorprende el mismo hecho. Todo era posible para Dios. No hay nada que Dios no pueda hacer. Él es absolutamente todopoderoso. Pero esta vez no quiso hacerle caso a Jesucristo. Y eligió eso porque quería salvarte.

Es posible que hoy le estés pidiendo algo a Dios y no lo estás recibiendo. Y te duele el silencio de Dios. Estás tentado a pensar que no te quiere, que se olvidó de vos y que no le interesás. ¿Pensás que hizo eso con Jesucristo en el Getsemaní?

REFLEXIÓN — A veces Dios no quiere, aunque puede.

Un gran abrazo y bendiciones

Dany

1 COMENTARIO

  1. hay veces que nada mas nos da conforme a nuestras nececidades por que si nos da más nos volvemos “locos” nos olvidamos de ÉL de esa prueba de amor en la cruz . DIOS ES BUENO Y PARA SIEMPRE ES SU MISERICORDIA.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí