reflexion-padre-hijoReflexiones Cristianas – Seguridad En el Cuello Del Padre

“El temor del hombre pondrá lazo; Mas el que confía en el Señor será exaltado” (Proverbios 29:25).

Un hacendado salió a una visita a una aldea distante y llevó a su hijo pequeño junto con él. En el camino ellos pasaron por un río cuyas aguas corrían velozmente. Ellos atravesaron un debil puente que parecía que íba desmoronar. El día aún estaba claro, pero, el niño se quedó muy asustado. Al regresar para casa, al atardecer, el niño se recordó del río y del viejo puente y se quedó en pánico. ¿Cómo ellos cruzarían aquel turbulento río por la noche? Notando su ansiedad, el padre irguió al hijo y lo llevó en sus brazos.

Antes de llegar al puente, el niño estaba hondamente adormecido contra los hombros de su padre. Cuando el sol de la mañana siguiente atravesó el vidrio de la ventana de su cuarto, el niño despertó y descubrió que estaba seguro en su casa.

Muchas veces nos vemos ansiosos y enfrentando el mismo temor de aquel niño al atravesar el puente. La inseguridad nos domina, el miedo saca nuestra paz, el recelo de levantar y recomenzar nos deja postrados y conformados con una pequeña derrota. Nos sentimos débiles, sin fuerzas, sin vigor, sin esperanzas y sin fe. El miedo nos hace desistir de luchar, de conquistar nuestros sueños, de vibrar con las victorias anheladas.

Olvidamos de que tenemos un Padre amoroso, que camina a nuestro lado, que nos toma en su cuello cuando nos sentimos debiles, que nos protege de las corrientes de las adversidades. Olvidamos de que Él nos prometió grandes bendiciones y de que jamás nos desamparará. Necesitamos tener el coraje y la osadía de confiar en él, de dejarnos conducir por Su Fuertes manos, de nunca dudar de que en Su presencia siempre estaremos seguros.

Si la obscuridad de los problemas le causa pánico, coloque su cabeza en los hombros del Padre celestial y luego verá el brillo del sol de Sus ricas bendiciones brillando nuevamente sobre su vida.