bautismo_en_agua3Reflexiones – ¿Sepultados O No?

“Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva” (Romanos 6:4).

Un nativo, convertido, entró en un río para ser bautizado.

El misionero agarró una grande lanza y la fijó junto a él para que pudiese se afirmar en el lugar. Accidentalmente, el misionero acabó heriendo al pie del nativo en el momento en que la fijó adentro del agua. El nativo no se movió y nada habló. Después de la ceremonia, cuando el hecho fue descubierto, fue preguntado al nativo el motivo por el cual no había hablado. “Pensé que hacía parte de la ceremonia”, él contestó. De cierta forma él estaba en lo correcto. Al pasar por el bautismo, una persona debía estar confirmando públicamente que está lista a sufrir por el Señor Jesucristo en cuyo nombre está siendo bautizada.

Hasta que punto estamos listos a aguantar afrentas en nombre de Jesusí ¿Hemos representado, dignamente, al Señor aquí en este mundo? ¿Hemos andado, como Santos del Señor, de la misma forma qué Él anduvo?

Muchas veces nuestra “nueva criatura” ha vivido en pequeños y cortos espacios de tiempo. Si todo va bien, si todos nos abrazan y elogian, sonreímos y decimos frases llenas de alegría y poder. En el primero instante en que nos sentimos “ultrajados”, sacamos nuestras armas carnales y atacamos a todo y a todos, haciendo desaparecer lo que parecía espiritual y Santo de nuestras vidas.

Una de las frases más comunes que pronunciamos en tales ocasiones es: “¡Soy de Cristo pero no dejo nadie pisar en mi pie!”

En verdad, no fuimos sepultados. Continuamos viviendo doblemente. Santos en determinadas situaciones y carnales en otras.

¿Y usted? Su vieja criatura fue realmente sepultada con Cristo ¿o continúa más desenterrada qué nunca?

  • La palabra de DIOS dice “Con CRISTO estoy juntamente crusificado ya no vivo yo, mas CRISTO vive en mi. Pero., siempre decimos soy humano y vivo en este mundo de pecado y estoy sujeto a hierro y equivocaciones, pretextos son solo pretextos queremos justificarnos, pero a la verdad creo que muy pocos son los que dejan mostrarse el verdadero cristianismo y la santidad, dando el otro lado del rostro para ser golpeado.
    DIOS nos ilumine y nos fortalezca para vivir santamente.
    Muchas BENDICIONES QUERIDOS HERMANITOS. Gracias por todo en el NOMBRE DE JESUS.