devocionales-gigantesDEVOCIONAL DIARIO – LOS GIGANTES

“Y comenzaron a esparcir entre los israelitas falsos rumores acerca de la tierra que habían explorado. Decían: La tierra que hemos explorado se traga a sus habitantes, y los hombres que allí vimos son enormes. Comparados con ellos, parecíamos langostas, y así nos veían ellos a nosotros.” Números 13:32-33

El pueblo de Israel había visto gigantes, y por temor a ellos desistieron de tomar la tierra prometida. Dios castigó su temor y desconfianza con un peregrinaje de cuarenta años en el desierto. Luego de la conquista, y con el país ya habitado en los tiempos de Saúl, el joven David se enfrenta al temible Goliat para liberar al pueblo de Israel. Según detalla la Biblia, este soldado filisteo medía más de tres metros de altura.

Durante años, se cuestionó su existencia por falta de evidencias comprobables. Me sorprendió gratamente el envío de esta información por mail:

Se publicó en internet el 13 de junio de 2010 esta nota:

Increíble hallazgo arqueológico gigantesco en Grecia. Las fotos muestran esqueletos y cráneos humanos de más de tres metros de altura.

En ella se muestran fotos asombrosas son de un descubrimiento arqueológico reciente en Grecia; este hallazgo totalmente inesperado suministra prueba de la existencia de ` Nefilim’. Nefilim es la palabra usada para describir a los gigantes de los que se habla en la Biblia en la época de Enoj.

Asombraba ver las fotos. El tronco del esqueleto era tan alto como el arqueólogo que lo estaba limpiando. Frente a estas fotos, se puede comprender mejor el temor de los israelitas en tiempos de Moisés o el pánico que impedía a algún israelita enfrentar a Goliat. Asusta ver un enemigo tan grande.

Hoy ya no existen gigantes que nos amenacen, pero sigue habiendo situaciones que se asemejan a ellos. Hoy también sufrimos frente a enemigos que nos superan, nos atemorizan y nos amedrentan. La soledad, la enfermedad, el fracaso, la discriminación, la tristeza, el miedo, la frustración, la indiferencia, la incomprensión, son agresores que tal vez no midan 3 metros de altura, pero amedrentan más que un Goliat con barba y armadura. Hoy los gigantes modernos que te atacan no son tan visibles, pero son temiblemente efectivos.

La otra realidad que sigue siendo vigente es que el mismo Dios que tuvo poder para vencer a los gigantes de antaño, sigue teniendo el mismo poder para vencer a los gigantes posmodernos. Dios sigue siendo invencible y puede darte la victoria.

REFLEXIÓN — Dios es mayor que cualquier gigante.

Un gran abrazo y bendiciones

Dany

3 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí