Hoy en dia hay muchos matrimonios heridos por las ofensas, el egoísmo, el orgullo, la infidelidad, etc. Cuando un matrimonio esta herido, es porque ambos resienten en alguna medida constantes desatenciones y/o maltrato de parte de su cónyuge.

Para poder salir de una situación de resentimiento, ambos o al menos uno de los dos, debe asumir una actitud madura y sabia para sentarse a hablar sin buscar culpables, sino solamente para pedir perdón, perdonar y buscar salidas a las crisis.

Las heridas emocionales no se sanan solo con pedir perdón y perdonar. Esa es la llave, el paso inicial; pero luego es necesario restituirse mutuamente y con paciencia hasta recuperar el gozo y la paz en la relación.

No es un proceso fácil, pero con disposición y humildad es posible.

¿CÓMO RESTAURAR UN MATRIMONIOS HERIDOS?

Efesios 4:2-4 dice: -con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor, procurando mantener la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz-. Es necesaria la humildad y la mansedumbre para soportarlos con paciencia y para mantener el vínculo de la paz.

Lamentablemente para la mayoría de las personas es muy difícil asumir esa actitud. Es por esta razón que es imprescindible que crezcamos espiritualmente, que dediquemos tiempo suficiente a la meditación de la palabra de Dios, y que tomemos la decision franca y solida de ser obedientes a las instrucciones de quien nos diseñó y nos creó.

Decidir ser humildes y mansos, es una decision de valientes, que aman a Dios y a su familia. Esta decisión genera un bienestar en la persona que lo decide, porque es una verdadera muestra de amor. Es necesario comprender que nuestro cónyuge es la persona a quien más debemos amar y atender.

Somos compañeros de la aventura de la vida para siempre. Al menos así debe ser- No tengas temor de ser humilde, manso y paciente. Si tu cónyuge no reacciona bien de momento, continúa con esa actitud; porque estarás honrando a tu Padre Celestial y tarde o temprano dará fruto en tu relación.

Si tu matrimonio está herido, toma esta primera decisión hoy, ten paciencia y busca ayuda calificada si es necesario. No expongas tu relación al rompimiento. Busca ayuda oportuna.

  • RENUNCIA A TI MISMO Y AMA A TU ESPOSA COMO CRISTO AMA A LA IGLESIA.
    BENDICIONES HERMANOS, CADA PRUEBA TIENE SU SALIDA; ES COMO SI CADA EXAMEN TUVIERA SU RESPUESTA AL LADO; NO DES MÁS VUELTA , ACÉRCATE A LA SALIDA Y SÉ VICTORIOSO.