Devocional Cristiano – Dar su Vida

Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez…
para salvar a los que le esperan. Hebreos 9:28.

Morir voluntariamente para que personas inocentes mueran… ¡qué crimen atroz es el atentado suicida! El hombre no debe disponer de su vida ni de la de los demás, pues pertenece a Dios. Sólo Él la da y la vuelve a tomar.

Tal comportamiento es el polo opuesto al Evangelio. Desde su gloria, Dios vio el estado de perdición en que los hombres habían caído. Nada le obligaba a ocuparse de ellos, sino el hecho de que su santidad y justicia exigían un juicio justo. Pero Dios es amor y en lugar de condenar quiso salvar. Amó a los hombres de tal manera que envió a su Hijo al mundo para expiar los pecados de todos aquellos que crean en Él. Al entrar en el mundo Jesús dijo: “He aquí que vengo, oh Dios, para hacer tu voluntad” (Hebreos 10:7). Esta voluntad tenía un doble aspecto: el Dios Salvador quería salvar a los pecadores, y la justicia de Dios exigía un sacrificio.

Cristo mismo se ofreció para ser ese sacrificio. El que era sin pecado cargó con los pecados de todos aquellos que creen en Él; los llevó como si fuesen suyos. Entonces sufrió la ira de Dios. Y por esa ofrenda de sí mismo nos liberó del juicio que merecíamos. Salvó a los que estaban perdidos y dio la vida a aquellos que merecían la muerte. No sólo los liberó “de la potestad de las tinieblas”, sino que también los trasladó “al reino de su amado Hijo” (Colosenses 1:12-13). Desde ahora el creyente tiene una estrecha e indestructible relación con el Hijo de Dios, quien se entregó a sí mismo por Él.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí