Reflexiones Diarias – El Seguro

He aquí ahora el tiempo aceptable;he aquí ahora el día de salvación. 2 Corintios 6:2.

Un agente de seguros contó el siguiente hecho: –Su vecino acomodado proyectaba edificar una gran casa con todo el confort posible. Para asegurársela a su mujer, quería tomar un seguro de vida que cubriese grandes riesgos. Entonces se prepararon los formularios que debían ser firmados.

El agente de seguros llamó al constructor para avisarle de que ya podía firmar los documentos, pero este último se tomó las cosas con calma. Como eran vecinos, a menudo se encontraban y el agente de seguros siempre volvía a recordarle su intención. Pero como el precio era muy elevado, el constructor terminó por retrasar la firma durante meses. Cierta vez, al encontrarle, el agente le dijo: –Lo que le convendría sería firmar tres días antes de un accidente. Su interlocutor le dijo: –No sé calcular tan exactamente. Después de esto se separaron.

Al día siguiente el avión deportivo del constructor se estrelló y éste murió en el acto. La viuda quiso cobrar el seguro, pero… el contrato no había sido firmado.

El seguro más importante que hay que contratar es el seguro de vida, que no permite negligentes aplazamientos. Debemos poner en regla nuestra vida con Dios mientras estemos aquí en la tierra. Ahora es “el día de salvación”; cualquier prórroga sería frivolidad.

¿Por qué postergar nuestra conversión a Diosí Él no exige ningún «precio» que podría hacernos vacilar, pues el precio sería demasiado elevado. Sólo con su muerte en la cruz Jesucristo «pagó» todo.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí