Devocionales Diarios – La Intimidad Con Dios Parte 1

Pasaje clave: Juan 13:4-8Marcos 14:12-17.

Intimidad con Dios puede ser un bonito lema que pronto olvidemos, o una desafiante decisión para cada día de nuestras vidas. Si es esto último, entraremos en una relación más profunda con Dios el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

En el relato de los evangelios era la época de Pascuas y era un tiempo muy especial para Jesús porque sería la última Pascua que celebraría. Por este motivo Jesús aprovecha para enseñarles a sus discípulos la importancia de tener mayor intimidad con Dios.

1. Jesús Desea estar en Intimidad con Nosotros.

A. Lucas 22:15. Jesús deseaba estar en intimidad con sus discípulos. Él quería tener ese tiempo personal y privado con ellos.

Hoy Jesús desea estar con nosotros. No sólo somos sus discípulos, somos hijos del Padre. Él quiere revelarse a nuestras vidas, quiere bendecirnos y que le conozcamos mejor.

B. Marcos 14:12. Pero de parte de los discípulos también estaba el mismo deseo. Ellos también querían estar con Jesús. Tener con él ese tiempo de intimidad.

Si deseamos estar en intimidad con Jesús buscaremos el momento y el tiempo para hacerlo. Cuando estamos en intimidad con Él recibimos de su presencia dirección, revelación y claridad para nuestras vidas.

2. Estar Limpios para Tener Intimidad.

En el relato de Juan, Jesús lava los pies de sus discípulos. No los baña, solo lava sus pies. Porque los pies hablan del andar diario. En el caminar diario nos ensuciamos, nos salpicamos, nos manchamos. Y aunque ya somos hijos, justificados y santificados, necesitamos ser limpios en el día a día.

Jesús los limpia y purifica,  para que puedan tener “parte conmigo”.

Esta frase nos indica que solamente limpios y purificados nuestros corazones de todo pecado podremos estar en intimidad con él, sin nada que nos aleje ni nos acuse.

Limpios en nuestros corazones y limpios en nuestras conciencias.

No tengamos miedo de confesarle a Jesús lo que hemos hecho o lo que nos pasa. Él no quiere condenarnos sino que quiere perdonarnos y ayudarnos a volver a empezar.

Jesús conoce nuestros corazones y sabe por lo que estamos pasando. Como un amigo, él se saca el manto, se humilla para limpiarnos y para guiarnos a su presencia.

¿Estás dispuesto a arreglar tus asuntos personales con Jesúsí

¿Estás dispuesto a renunciar a todo lo que te ensucia interiormente para tener intimidad con Él?

(CONTINÚA…)

Por Edgardo Tosoni

Lee Intimidad con Dios 2

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí