Reflexiones – Una Vida no tiene Precio

Fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir…no con cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo,como de un cordero sin mancha y sin contaminación. 1 Pedro 1:18-19.

Esta es una verdad que lleva a hombres valientes a lanzarse a salvamentos peligrosos para rescatar a alguno de sus semejantes. Si alguien está sepultado por un alud o perdido en el mar, no vacilan en arriesgar su propia vida para salvarlo. Los médicos también se movilizan para preservar a toda costa la vida de un enfermo.

A pesar de la tendencia actual de medir o determinar el valor de todo, la vida humana aún escapa a toda evaluación.

Para Dios igualmente la vida no tiene precio. En efecto, para salvar a los seres humanos perdidos, él dio lo más precioso que tenía: Jesús, su Hijo unigénito.

Porque murió crucificado, Jesucristo salva de la muerte eterna al que cree, aun cuando éste deba pasar por la muerte terrenal.

Para Jesús nuestra salvación no tenía precio. A fin de salvarnos, dejó el cielo, bajó a la tierra y sacrificó su propia vida. No dio alguna cosa, sino que se dio a sí mismo.

Nadie puede pagar el precio de la vida eterna, pero Dios la ofrece a todo aquel que recibe a Jesucristo como su Salvador personal.

“Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros” (Efesios 5:2). “Gracia y paz sean a vosotros, de Dios el Padre y de nuestro Señor Jesucristo, el cual se dio a sí mismo por nuestros pecados para librarnos del presente siglo malo” (Gálatas 1:3-4). “Por precio fuisteis comprados” (1 Corintios 7:23). ¡Sí, a gran precio!

  • Gracial el Señor por este ministerio, que me ayuda en mi crecimiento espiritual y conocimiento de su palabra para la salvación de mi alma y la de otras.