Los Bienaventurados 4

 

Continuemos.

1. Examinándonos.

Las ocho bienaventuranzas son cualidades del carácter que cada hijo de Dios puede aprender a reproducir en su vida. Repasémoslas nuevamente para ver entre todos cuáles son las cualidades que ya estamos viviendo y cuáles son las cualidades que necesitamos comenzar a incorporar a nuestro carácter.

Te sugiero que en tu tiempo personal con el Señor, donde sólo están tú y él, te hagas a ti mismo estas preguntas. Examina tú corazón. No un examen paranoico ni obsesivo, sino un examen en donde le pides al Espíritu de Dios que te muestre lo que no ves o no quieres ver de ti mismo.

A. Los humildes en espíritu.

¿Practicas esta cualidad? ¿Puedes humillarte en la presencia de Dios reconociendo tu necesidad de él y reconociendo que necesitas su amor, su dirección, su poder o su perdón? ¿Con qué frecuencia lo hacesí

B. Los que lloran.

¿Practicas esta cualidad? ¿Sientes tristeza por tus propios pecadosí

¿Te duele pecar en contra de Dios o estás tan acostumbrado a que él te perdone que te da igual?

C. Los mansos.

¿Practicas esta cualidad? ¿Cuáles son las reacciones más frecuentes de tu carácter: el dominio propio, el control o el descontrol nervioso?

¿Explotas rápidamente o puedes pensar antes de reaccionar mal?

D. Los que tienen hambre de Dios.

¿Practicas esta cualidad? ¿Qué tiempo dedicas para estar con Dios orando y leyendo la Palabra?

Si no lo estás haciendo, ¿por qué motivosí

¿Y cómo podrías cambiar esto para mejorar tu relación personal con el Señor?

E. Los misericordiosos.

¿Practicas esta cualidad? ¿De qué maneras prácticas estás mostrando tu misericordia con las personasí

Si no lo haces, ¿por qué razonesí

F. Los de limpio corazón.

¿Practicas esta cualidad? ¿Hay transparencia en tu corazón?

¿Hay dobles intenciones en tu corazón?

¿Lo que muestras delante de las personas es lo mismo que tienes adentro? ¿Puedes engañarlo a Diosí

G. Los pacificadores.

¿Practicas esta cualidad? ¿Buscas que haya paz o echas leña al fuego y provocas los conflictosí

¿Haces las cosas a propósito para molestar y enojar a las personas o procuras estar en paz?

H. Los perseguidos gozosos. 

¿Te persiguen por tu fe cristiana? ¿Se ríen, se te burlan, te desvalorizan? ¿Cómo reaccionasí

¿Te deprimís, te amargas, piensas que eres alguien raro, o reaccionas con gozo valorando más lo que crees y tienes en Cristo?

Por Edgardo Tosoni

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí