LA PASCUA Y LOS CRISTIANOS

“Entonces les dijo: He tenido muchísimos deseos de comer esta Pascua con ustedes antes de padecer.” Lucas 22:15

En Argentina nuevamente Pascua será record turístico. Las reservas de hoteles superan el 80% y se estima un nuevo boom por las mini vacaciones. Así que estos días previos se ve a mucha gente apurada con los últimos preparativos. Están muy ocupados, con demasiados temas en la cabeza; y se olvidan de un asunto importante. La razón por la que pueden disponer de cuatro días para irse a la costa o a la montaña.

Jesucristo también tenía muchos temas en su cabeza. Los tiempos se acortaban y sabía que le quedaban muy pocas horas. Como Dios era plenamente consiente de todo lo que iba a suceder esa pascua en Jerusalén. Como hombre estaba muy angustiado sabiendo los sufrimientos terribles que tendría que enfrentar.

Y al momento de festejar la celebración judía que recordaba el momento de la liberación del pueblo de la esclavitud de Egipto, cuando todos en Jerusalén estaban recordando el pasado, Cristo miró para el futuro y les abrió el corazón a un pequeño grupo de hombres duros. Tenía muchísimas ganas de comer con ustedes esta Pascua.

El Señor Jesús sabía que Judas lo estaba por vender por unas monedas en una hora; que Pedro lo iba a negar tres veces, que sus discípulos se iban a quedar dormidos en el huerto, que lo iban a abandonar en su peor momento, pero aún así Él quería pasar ese rato con esos hombres. Era más que una celebración religiosa de rutina. Era su momento a solas con un grupo de escogidos.

Pasaron dos mil años, y Él no cambia. Jesucristo sigue deseando muchísimo pasar la eternidad contigo.

Mil Bendiciones!